LAS DIEZ VIRGENES Y EL REGRESO DE CRISTO

 

La Supremacía del Padre

 

En Mateo 24 Cristo afirma Empero del día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles del cielo, sino mi padre solo.” (Verso 36; Versión Reina-Valera, 1979, es usada en todo el texto). Esta escritura ha causado a algunos preguntarse ¿por qué será el retorno de Cristo la prerrogativa del Padre?   ¿Por qué es un día secreto, cuando el Padre tiene la última palabra de lo que ocurrirá?

 

Examinando más de cerca lo que se reveló en esta escritura es que el retorno de Cristo no es una fecha fija, sino una decisión que vendrá producto de un detonante en particular—el comportamiento un grupo específico que afectará la decisión del Padre para que Cristo regrese a la tierra.

 

Hay veces que el rol del Padre es considerado como solamente observador, en vez de una presencia activa y dinámica en los eventos del mundo, y más directamente en la vida personal de los llamados por Dios.  Juan 4:23 nos dice: “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adoraran al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre, a tales adoradores busca que le adoren.

 

Entonces en el verso 34, “Díceles Jesús: la comida es que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra.”  Y en Juan 5:17: “Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora obra, y yo obro.  No puedo yo de mí mismo hacer nada.  Como oigo, juzgo;  mi juicio es justo; porque no busco mi voluntad, mas la voluntad del que me envió, del Padre.  Más yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí.  Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su parecer.” V. 17, 30, 36.

 

El control del Padre de lo que sucede en el mundo es tan completo que no podemos venir a Cristo por nuestra propia voluntad, somos literalmente arrastrados por el Espíritu Santo del Padre.  Juan 6:44.  “Ninguno puede venir a mi si el Padre que me envió no le trajere (arrastrare).  Y yo le resucitaré en el día postrero.” 

 

Cristo nuevamente dice en el verso 65: Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.”  Además, Cristo dirigiéndose a los discípulos antes de ser crucificado dice en Juan 17:6,  He manifestado tu Nombre a los hombres que del mundo me diste.  Tuyos eran, y me los diste, y guardaron tu palabra.”  

El universo entero fue creado por la dirección del Padre para el único propósito de la creación de la humanidad quienes desarrollarían el carácter implícito del Padre y de Cristo; los que hagan decisiones rectas en todas la circunstancias de la vida, tomando decisiones correctas relacionadas con la interacción con otros y nuestro creador.  Mateo 5:48 nos dice, “Sed pues vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

Pablo nos relata la misma instrucción en Efesios 4:12-13, “Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo; Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo.”

 

Es el Padre quien nos escoge de entre el mundo.  No es una decisión ligera, pero con meditación al potencial que tenemos cada uno de los electos a triunfar.  Somos escogidos porque tenemos docilidad (somos enseñables,) que Él puede utilizarnos, pero tiene que ser acompañado con el propósito firme de que no seremos desviados de la verdad, la cual es el camino de vida. Su vida es nuestro ejemplo. 

 

¿La obra del Padre termina cuando nos escoge?  Juan 15:1-2 nos explica, “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.”  Esto demuestra un Padre a cargo de nuestro desarrollo. Todo viñador es responsable de la calidad y cantidad de fruto producido en la viña.

 

Por medio de circunstancias en esta vida somos probados por ÉL – no tentados – para ver las decisiones que tomaremos, y por este proceso de escogencia nos hacemos firmes de carácter.  La base para esta escogencia tiene que ser Su ley recta.  Mientras más buscamos Su camino de vida más nos garantiza Él que el poder de su Espíritu Santo logrará esa meta.  Cristo nos dice en Santiago 1:12-14.  “Bienaventurado el varón que sufre la tentación; porque cuando fuere probado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.  (Si Lo amamos imitamos a Su carácter.)  Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de Dios; porque Dios no puede ser tentado de los malos, ni el tienta a alguno.  Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.”  

 

El énfasis aquí es del individuo quien es tentado por sus propios deseos, y es atraído a cometer pecados, así siendo alejados de Dios.  Obviamente, estamos expuestos a las situaciones tentadoras que requieren que venzamos los deseos carnales, deseos del cuerpo humano.  El impulso básico de todo humano es retener su propia vida aquí y ahora.  Cuando juntamos eso con la salvedad del mundo bajo el control de Satanás, debemos reconocer el lugar importantísimo del Padre en el desarrollo de nuestro pensar (nuestro carácter), y el destino final de convertirnos en Sus hijos/hijas.  Esto es resaltado en Romanos 8:13-14.  “Porque si viviereis conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu mortificáis la obras de la carne, viviréis.  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.” 

 

He aquí la razón de su control sobre el retorno de Cristo.  Entiendan que Su interés principal no es de cumplir eventos proféticos en un tiempo planeado sino en el desarrollo del carácter recto de los escogidos en este mundo como Su logro más significativo.  Cada uno tiene que estar preparado en su desarrollo de carácter para estar junto a Cristo y enseñar y dirigir los del mundo durante Su reino del milenio.  “Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia; con todo, tus enseñadores nunca mas te serán quitados, sino que tus ojos verán tus enseñadores.”  (Isaías 30:20)

 

Ese carácter debe ser tan fijo que ni la muerte, o la amenaza de muerte, cause el no estar atado a Su rectitud.  Este es la meta primordial del Padre. 

 

El Padre Separa a SUS Escogidos

 

Si Su gente no está lista para tan importante obra, Él necesita completar la obra en ellos.  Los llamados/escogidos del mundo son la incumbencia más importante.  ¿Tendrá cada individuo el carácter para pararse fielmente por el Creador aun cuando enfrente a la muerte?  La respuesta puede ser comprendida por lo que las escrituras nos enseñan acerca de los dos grupos distintos de los llamados de Dios al principio de los tres años y medio de la tribulación.  Representan en total toda la gente de Dios.

 

Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto, a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.  Y la serpiente echó de su boca tras la mujer agua como un rio, a fin de que fuese arrebatada por el rio.  Y la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca, y sorbió el rio que había echado el dragón de su boca.  Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo.” Apocalipsis 12:14-17

 

El primer grupo se enfrenta la muerte inminente cuando Satanás manda una inundación (una fuerza militar) a destruirlos.  Es paralelo al ejército del Faraón del éxodo, detalle que no debemos ignorar.  Tal como Moisés les advirtió a los Israelitas a “estaos quedos y ved la salud de Jehovah, que el hará hoy con vosotros;…(Ex.14:13)” vemos un retrato de Dios abriendo la tierra para tragarse el ejercito de Satanás.  Verso 17 de Apocalipsis nos dice que habrá un segundo grupo de los llamados de Dios quienes Satanás perseguirá, usando todo su poder para destruirlos. 

 

¿Nos revela Dios, por medio de las profecías del antiguo testamento, más de lo que vemos en Apocalipsis 12:14-17?  EL l capítulo 5 de Ezequiel es una gran profecía.  El verso 4 nos dice que el fuego saldrá por todo Israel.  En el contenido histórico, Israel no existe como nación al principio de esta profecía.  Esto significa que es una profecía dual aplicable para los últimos tiempos y nos ayuda a entender lo que enfrentaremos. 

 

Ezequiel 5:1-4. “Y tú, hijo del hombre, tómate un cuchillo agudo, una navaja de barbero toma, y hazla pasar sobre tu cabeza y tu barba.  Tómate después un peso de balanza, y reparte los pelos.  Una tercera parte quemaras con fuego en medio de la ciudad, cuando se cumplieren los días del cerco, tomarás una tercera parte, y herirás con cuchillo alrededor de ella; y una tercera parte esparcirás al viento, y yo desenvainaré espada en pos de ellos.  Tomaras también de allí unos pocos por cuenta, y los atarás en el canto de tu ropa.” 

 

Noten que estos son los dos grupos en Apocalipsis combinados, “Y tomaras otra vez de ellos,(segundo grupo) y los echaras en mitad del fuego, y en el fuego los quemarás.  De allí saldrá el fuego a toda la casa de Israel.”  En esta profecía encontramos más detalles revelados por Dios acerca del tiempo de la tribulación final que está apunto de sumergir a este mundo.

 

Debemos notar que Ezequiel es ordenado a quitarse el pelo y la barba, no con rastrillo de peluquero sino con una espada filosa.  ESTA ESPADA representa guerra;  ¿Qué sucede en una guerra?  La gente es desalojada de su vida normal.  El pelo y la barba es cortada de su raíz, hasta el pelo protegido por la ropa irán a guerra; siendo desalojados de su vida común.  Ambos sobrevivirán  el asolamiento de la guerra moderna traerá. 

 

El pelo de la cabeza y la barba de Ezequiel que son dividas en tercios representa un grupo específico, y este grupo se compone de esos individuos que no debieron haber tentado a Dios.  Son los que poseen mucha sabiduría Bíblica.  Saben qué tipo de conducta se espera de ellos, pero prefieren ignorarlo, siguiendo los deseos del cuerpo, desairando las cosas de Dios y Sus leyes, diciendo “Somos libres de pecar; no habrán consecuencias por lo que hago.”  Estas son las naciones que fingen creer en Dios junto con otras iglesias organizadas, pero practican la mentira, roban, matan; no reconocen al Creador, pero lo sustituyen con creencias materiales para apaciguar sus deseos carnales.  Estos representan la mayoría de pelo de los tercios que Ezequiel fue instruido de poner a un lado para destrucción y tribulación.  Pero ¿Qué pasó con los pelos protegidos en la ropa de Ezequiel?  ¿Quiénes son?

 

¿A quién le dará Dios esta protección inicial?  En total representan a dos grupos de gente quienes entienden y cumplen las escrituras.  Son los que guardan los mandamientos y tienen el testimonio de Jesucristo.  Inicialmente recibirán protección, pero entonces Ezequiel es ordenado por Dios a quitar algunos y ponerlos a prueba, y son tirados al fuego y quemados, como el pelo no resiste el fuego, se quema rápidamente y completamente.  Debe quedar claro que este segundo grupo será martirizado – ¡no habrán sobrevivientes! 

 

Queda una parte del pelo aun protegido en la ropa de Ezequiel.  ¿Por qué son protegidos mientras otros fallecen? y ¿Quiénes son los que morirán en el fuego?  ¿Quiénes serán los que inicialmente serán protegidos para después ser eliminados?  En total representan un grupo de personas que piensan entender a la palabra de Dios y lo que se espera de ellos.

 

Estos son los que guardan los mandamientos y tienen el testimonio de Jesucristo.  Recibirán protección inicial, pero luego Ezequiel es ordenado a removerlos y añadirlos al fuego, significando martirio.  Luego serán echados a las llamas y quemados.  Es obvio que este grupo perecerá, ninguno sobrevivirá.  Como dije anteriormente, el pelo no resiste el fuego y se quema rápida y completamente.  La razón que Dios los pone por esta prueba final es porque les falta síntesis del carácter.

 

Viendo al grupo protegido que tenemos salvos en la ropa de Ezequiel, el porqué son protegidos cuando otros perecen es divulgado.  ¿Quiénes están en el grupo protegido?  Obviamente Dios tiene un sentimiento especial a estas personas quienes protege completamente.  ¿Qué le daría ese sentimiento de protegerlos de la muerte física?

 

Tenemos un ejemplo virtuoso en Sadrac, Mesac, y Abed-nego, quienes al enfrentar a la muerte en el fuego, reusaron rendirle homenaje a la imagen de oro del rey Nabucodonosor.  Cuando Dios vio la fe los preservó con sus vidas.  Noten, “Empero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es menester que el que a Dios se allega, crea que existe, y que es galardonador de los que le buscan.”  (Hebreos 11:6)

 

Aquí Pablo, en un sola oración, nos da un detalle penetrante en como el Padre nos ve y nos trata.  La fe es el eje que nos une al Padre y a Cristo. 

Queda claro que hay dos grupos de llamados de Dios.  Claramente hay unas circunstancias que ubica a un grupo en un lugar físico donde puede ser atacado por Satanás como nos declara Apocalipsis 12:15.  No sabemos cómo serán reunidos, pero sabemos que serán llevados en alas de águila a un lugar seguro.  Es referencia al éxodo de Egipto por los Israelitas.  Éxodo 19:4 dice: “Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí.”  En su escape,  igual a los Israelitas, serán protegidos.  Es un escape físico; el cual requerirá la voluntad propia del individuo de moverse; igual a los Israelitas originales.

 

Recuerden que Ezequiel fue instruido a tomar una espada filosa que representa la guerra, y usarla como un barbero usaría un rastrillo para cortar pelo de la cabeza y de la barba, significando que estas naciones serán desalojadas forzosamente por medio de crisol de guerra, incluyendo los elegidos de Dios.  Aun así claramente vemos una protección temporaria en que parte del pelo es protegido inicialmente en la ropa.  Después Ezequiel es ordenado a separar una parte para quemar después.

Los sobrantes en la ropa bajo la protección de Dios son del grupo en Apocalipsis 12:14-16 contra quienes Satanás dirigirá su ataque inicial.  Este grupo enfrenta la muerte, al igual que los amigos de Daniel, y serán salvos vivos.  Tienen la fe presentada en Hebreos 11.

 

¿Cuál Vida Es Más Importante?

 

Ahora nos enfocamos en el segundo grupo.  Tienen que enfrentar el fuego, lo cual significa la muerte.  Vemos esto en la instrucción a Ezequiel cuando se le dijo que los saque de la protección de su ropa una parte del pelo y lo eche a las llamas.  Este es el segundo grupo mencionado en Apocalipsis 12:17,  “Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ellas, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo.” 

                                                                       

Es obvio que este segundo grupo representa un reto al Padre.  ¿Tienen fe suficiente para permanecer firmes en la verdad de Dios, Su camino de vida que resultará en la muerte a manos de Satanás?  No solo tienen que enfrentar la muerte como el primer grupo, también lo conocerán en carne propia.  Vemos este mismo grupo señalado en Apocalipsis 6:9-11, “Y cuando el abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.  Y clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?  Y les fueron dadas sendas ropas blancas, y les fue dicho que reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completaran sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.” 

 

Ezequiel nos dice que este grupo tiene que ir al fuego, el cual resultará en muerte.  Deben vencer la carnalidad y el deseo de mantenerse vivos a todo precio.  No es obra fácil.  Nos dice que aquellos creyentes que van siguiendo los santos que ya fallecieron, son los que en efecto serán los últimos en perder sus vidas, así causando el regreso triunfante de Cristo. 

 

De todo lo que hace el Padre ¿Qué es lo más importante?  Noten en Juan 15:1-2, “Y soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitara; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.”

Solamente Él tiene la responsabilidad de desarrollar nuestro carácter lo cual requiere fe firme que nos lleva a través de la muerte.  Hasta que el padre complete esta meta de sus escogidos, Cristo no podrá regresar.  Cuando el Padre concluya que hay un grupo cuya fe solo puede ser acertada con la última prueba, entonces pondrá en acción los eventos que culminaran con el retorno de Cristo; la guerra que iniciará la gran tribulación.

Piensa en lo que nos dice Cristo del era final de la iglesia, Laodicea!  Apocalipsis 3:18 dice, “Yo te amonesto que de mi compre oro afinado en fuego, pues que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.” 

 

Noten que estos en este grupo deben ser limpiados en el fuego para recibir su premio, el vestimento blanco y vida eterna.  Apocalipsis 6:11 lo aclara aún más.  Su destino final será la muerte física.  Ya vemos claramente por qué el Padre carga con la responsabilidad del retorno de Cristo.  Tiene dos grupos de los que llamó para que se apartaran de la sociedad; el primero tiene confianza total en su fe para enfrentarse a una muerte segura, sin titubeos, sabiendo que Dios los salvará vivos ahora, o que serán parte de los primeros resucitados.  Para ellos no hay diferencia, su fe está completa e inmóvil.

 

Entonces Satanás volteará su furia en los del segundo grupo.  ¿Cuál será su destino?  En la parábola de las diez vírgenes Cristo relata el cuento de lo que tienen que enfrentar en la gran tribulación.  Poco después del comienzo de la tribulación Satanás comienza la guerra con los que no tienen la protección en el lugar aparejado por Dios.  

Entendiendo más profundamente la narrativa de las diez vírgenes Cristo detalla la razón de este grupo y su destino.  En Mateo 25:1-13 explica que todas en el grupo van a encontrarse con el esposo – el retorno de Cristo.  Inicialmente son llenos de regocijo y esperanza, pero algo pasa que pierden el enfoque del porqué han sido llamados por el Padre y su responsabilidad personal de adoptar el carácter de Cristo como leímos en Efesios 4.  (Todos duermen.)

 

¿Por qué es que el segundo grupo escasea de fe?  Miremos detalladamente a las creencias de esa era llamada por Dios como Laodicea; se encuentra que tienen mucha confianza en su creencia, que recibirán la protección física ultima y vivirán para atestiguar la resurrección de los muertos en Cristo, junto con sus propios cambios a seres espirituales.  Pablo describe esto en 1 Tesalonicenses 4:15.  “Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor; que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros a los que durmieron.”  

 

Si ellos tienen creencia firme y fe, ¿Cuál es el problema?  El problema es en quien han puesto su fe.  Le tienen fe al hombre de reputación, y entonces a una organización dirigida por estos hombres.  Han prometido que ser parte de una de estas organizaciones les asegura salvación; el líder dice “Apoyando esta obra y mi organización es su boleto de entrada al alojamiento protectivo de Dios.” O “Solo vengo a reunir todos los de la iglesia Filadelfia para llevarlos a su salvación.”  O, “Yo dirijo la verdadera iglesia de Dios.”  Su fe en un Dios viviente es después de su fe en hombres que los dirigen.

Apocalipsis 3:17 dice, “Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo.”  Realmente dicen, “Siento seguridad en lo que los lideres me han prometido,”  poniendo su salvación en manos de otro, en vez de en el Dios viviente.  Noten Apocalipsis 3:20, “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo.  Si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré con él, y cenaré con él, y él conmigo.”  La razón que Cristo tiene que tocar a la puerta es porque Él ha sido expulsado por los que tienen fe en hombres en vez del Dios viviente.

 

En Mateo 25, Cristo pone en claro el destino que espera a los que desean la vida eterna.  ¡Recuerden! Poco después del comienzo de la tribulación Satanás comenzará guerra con los que no estén en el lugar de salvación, como Cristo nos enseñó en la parábola de las diez vírgenes.  

 

La ira de Satanás es primera y principalmente dirigida a los escogidos de Dios; escogerán si quebrantar los mandamientos y rendirle homenaje a ídolos o morir.  Muy sencillo.  Juan 12:25 nos dice, “El que ama su vida, la perderá, y el que aborrece su vida en este mundo para vida eterna la guardara.”   Mateo 16:25 no explica, “Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará.”

 

¿Quiénes Son Las Diez Vírgenes?

 

Ha habida una gran cantidad de perplejidad, especulación, y falta de identificación en cuanto a quiénes son las diez vírgenes, y cuál es su destino. ¿Por qué escogieron caminos diferentes? Mateo 25:1 afirma, “Entonces el reino de los celos será semejante a diez vírgenes, que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.” Esto es para encontrar a Cristo en Su segunda venida; y es una decisión activa de su parte. Ellas están esperando con gran anticipación encontrarse con Cristo  y ser  parte de Su reinado milenario.

 

Luego encontramos una división mental entre ellas: cinco eran sabias, o sea sensibles, prudentes, prácticas y sabias en comparación con los demás.  Cinco eran fatuas, necias, tontas, no pensaron con respecto al corazón y carácter.  Las fatuas no llevaban aceite y no estaban preparadas para la larga jornada; buscaban recompensa inmediata, poniendo su salvación en manos de otros.  Por eso pidieron aceite (la creencia más firme en el camino de vida que Cristo dispuso para nosotros) de todas las sabias.  La parte triste es que todas se quedaron dormidas, esperando la llegada de su líder humano quien les prometió salvación y seguridad solo para despertar a la medianoche, la hora más oscura para el mundo.  Fue entonces que se dieron cuenta que al no ser llevadas al lugar de salvación ahora tendrían que pasar por martirio.

 

A primera vista parece funcionar como los líderes humanos dicen porque tienen protección inicial como vimos en Ezequiel protegiéndolos con su ropa, y también viendo a Satanás atacar el primer grupo, cual les dará una breve satisfacción de la selección hecha.  Cuando Satanás regresa su atención a ellos será cuando despierten y se darán cuenta que tendrán que pasar por las llamas.  Será cuando el Padre permitirá que sean probados. 

 

Una impresión errónea puede ocurrir cuando leemos la parábola de la cena de boda encontrada en Mateo 22; todo que tenga deseo de venir a la boda será aceptado.  “Id pues a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.  Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y la boda fuel llena de convidados.”  (Versos 9, 10)

 

Cuando vemos los siguientes versos parecen aclararnos que no todos podrán participar de la boda.  “Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre no vestido de boda.  Y le dijo: Amigo, ¿Cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda?  Mas él cerró la boca.” (Versos 11-12)

 

Lo primero que notamos es que el rey le dijo “amigo” a la persona quien mandó sacar de la boda a la muerte eterna.  La palabra “amigo” en griego según la Concordancia Strong #2083 es “hetros”.  Este verbo significa mantener en compañía con o establecer y mantener amistad de mal gusto, pretencioso, ambicioso, con decepción y engañoso.  Este tipo de amistad solo lo mantiene la ventaja que pueda sacarse a la otra persona; sea dinero, poder o prestigio.  Es la misma palabra utilizada por Cristo al dirigirse a Judas en el jardín cuando lo traicionó en Mateo 26:50.  También “amigo” es usado por el dueño de la viña quien se dirige a los viñadores mal-agradecidos.  (Mateo 20:13)  Y otra vez Cristo lo usa al dirigirse a Su generación, llamándolos “muchachos que…dan voces a sus compañeros.” (Mateo 11:16); sus “amigos” que están ahí por lo que pueden ganar (Mt 11:16).

 

Con el uso de esta palabra, el rey está diciéndole a su invitado que vino a la boda por razones erróneas, siendo de estar allí para ver lo que puede sacar y no por respeto al rey (Padre) y Su camino de vida.  Nadie será recibido sin verdadero amor por la justicia. 

¿Cuál es la vestimenta requerida por el rey?  El vestimento es descrito en Apocalipsis 19:8, “Y le fue dado que se vista de lino fino, limpio y brillante; porque el lino fino es la justificación de los santos.”  El vestimento es recibido por los que caminan como Cristo caminó.   Él nos dio el ejemplo a Sus fieles.  Los que no siguen Su ejemplo no reciben un vestimento de boda, o ¡la vida eterna!

 

Cinco sabias recapacitaron al ver la gran tribulación había llegado y no habían entrado aun al alojamiento protectivo como sus líderes de organizaciones habían prometido.  Estas cinco se dieron cuenta que su carácter tienen que ser refinado en las llamas—la última prueba de fe—igual que Cristo les amonestó al decirles “…compres de mi oro afinado en fuego…” (Apocalipsis 3:18)

 

Se reusaron a alabar la bestia y su imagen, así negándose su propia existencia física, teniendo el aceite (fe) para cumplir el último sacrificio.  

 

Noten “Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos.  También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente.  Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo.”  (Apocalipsis 13:7-8)

 

¿Qué significa “y vencerlos”?  La respuesta está en los versos 15-17: “Y le fue dado que diese espíritu a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hable; y hará que cualesquiera que no adoraren la imagen de la bestia sean muertos [por el fuego de la fe].  Y hacía que a todos, a pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes.  Y ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.”

 

Por otra parte, las cinco necias le pidieron que las sabias le den aceite.  Buscan una solución fácil, demostrando la actitud y falta de entendimiento de que el aceite se compra a precio—el precio es vencer a Satanás y su propia humanidad carnal, resistiendo el empuje más enfático de retener la vida física.  Es a esto a lo que se aferran; su pedido de aceite no es compatible con el deseo de salvar la vida física.  

 

La fe no es algo que uno puede dar al otro como una posesión mundana, debe ser adquirida por superación. Esto es algo que es practicado y construido tal como Pablo lo explica en Efesios 4:13, “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo.” Esto es un proceso por el que cada uno que fue llamado por Dios debe pasar. Como Juan 15:1-2 muestra claramente, el Padre tiene una parte integral en nuestras vidas. Es este factor de fe que Él determina; un punto donde se requiere una prueba final de fe. Él lo requiere como una prueba genuina de conversión de aquellos a quienes Él ha llamado. Es la decisión del Padre comenzar a retirar del pelo y la barba de Ezequiel que pone en acción el comienzo de todo lo que debe preceder la inmediata venida de Cristo. El único modo de saber el temple verdadero de los Laodicenses es de determinar su fe con la muerte física. “…Y se les dijo que esperaran un poco más hasta que el número de hermanos y santos que debían ser asesinados como habían sido asesinados ellos, fuera completado " (Apocalipsis 6:11)

 

Por eso sólo el Padre puede hacer la determinación de regresar a Cristo a Su Reinado Milenario. No hay ninguna sola cosa más importante para el Padre entonces que el desarrollo recto de nuestro carácter. El objetivo total de la creación es desarrollar hijos para ser traídos a la familia de Dios. La parábola de las diez vírgenes muestra esta prueba. Al despertarse en el hecho de que ellas están en el fuego, y no en el lugar de seguridad, las sabias reconocen que deben ser tratadas, lo cual resulta en su muerte física. Cuando les dicen a las tontas que compren el aceite les están diciendo, " usted necesita la fe para andar por esta misma puerta. "

 

¿Siguen las vírgenes necias el consejo de las sabias? ¡La parábola hace evidente que no! Viendo al Padre y el Cordero regresando a esta tierra… (" y dijo a las montañas y rocas, caigan sobre nosotros y ocúltennos de la cara de Él que se sienta sobre el trono y de la ira del Cordero. " Apocalipsis 6:16)…ellas ahora se despiertan ante el desastroso error que han cometido, todavía queriendo entrar en la boda - la vida eterna. ¡Pero la puerta está cerrada!

 

Ellas han venido sin antorchas o sin aceite. Al inicio del ataque de Satán tanto sabias como necias fueron despertadas. El tiempo no era un factor para que cualquiera de ellas cambiara su actitud, y claramente la fe de las necias estaba escaseando. Para empezar la respuesta recae en por qué las necias estaban ahí. Era debido a la protección física prometida que los hombres de reputación y sus organizaciones les habían prometido. Cristo los rechaza sin rodeos  Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo  ;Señor, Señor, ábrenos.  Mas respondiendo el, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.”  (Mateo. 25:11-12).

 

La razón de su rechazo es aclarada por la advertencia de Cristo. “No cualquiera que me dice, 'Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, pero él quien hace la voluntad de mi Padre en el cielo.”  Muchos me dirán en aquel día, Señor, Señor, ¿no hemos profetizado de Su nombre, hemos expulsado demonios de su nombre, y hemos hecho muchas maravillas de Su nombre? ' Entonces les declararé, ' yo nunca les conocí; ¡apártense de Mí, usted quiénes practican injusticias!" ‘(Mateo. 7:21-23).

 

Recuerden, las diez fueron dirigidas como vírgenes, queriendo decir que fueron llamadas y escogidas. Pero el ingrediente en cuestión era su fe.

 

Para que las  necias pudieran sobrevivir al final de la tribulación  tuvieron que tomar la señal de la bestia e inclinarse a su imagen. Si  hubieran rechazado la marca, la muerte sería segura, y habrían sido bienvenidas por Cristo. Ellas tomaron la señal para conservar sus vidas físicas, que fue la verdadera base de sus deseos todo el tiempo, quizás pensando que Cristo no querría que pasaran hambre. El empleo de la señal es una cosa diaria a la que se necesita sobrevivir. Ellas avanzan para poder arreglárselas.

 

Su insensatez es retratada en pensar que podrían conservar sus vidas físicas y todavía ser aceptadas en el Reino. ¿Después de todo, no habían aceptado ellas a Cristo como su Salvador? ¿No aceptaría él cualquier clase de comportamiento? ¿No cubre sus pecados la sangre de Su sacrificio? Recuerde, estos son aquellos quienes tienen los mandamientos de Dios, y deberían entender cuál debería ser su conducta. Cuando ellos toman la señal y se inclinan a la imagen rechazan a Dios el Padre y a Cristo, el Salvador, rompiendo algo que nunca puede ser restaurado.

 

Noten en Hebreos 6:5-6, "Porque es imposible que los que una vez que fueron iluminados, y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio." Hebreos 10:26 dice más: “Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados…”

¿Es esto contrario a la creencia aceptada de las iglesias organizadas del mundo, que "Una vez que has aceptado a Cristo como tu Salvador te has garantizado tu salvación?" Como se muestra, la palabra de Dios dice enfáticamente lo contrario. Entonces, ¿cuál es el destino de las vírgenes necias? Revelaciones 14:9-10 explica: "... si alguno adora a la bestia y  su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado por completo con fuerza en la copa de Su ira. Y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. "

Revelaciones19:20-21 añade: "Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que preparó señales en su presencia, por el cual había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos."  Su recompensa por traición es la muerte eterna.

Mediante la comprensión de cuáles son las consecuencias nefastas de estas profecías, el Padre y Cristo nos están preparando para saber qué se debe hacer cuando nos encontremos frente a estas decisiones de vida o muerte. Lo que parece ser la muerte es en realidad la vida eterna, y lo que aparece como una salida de la muerte es en realidad muerte eterna. Juan 12:25. "El que ama su vida, la perderá, y el que aborrece su vida en este mundo, la conservará para vida eterna."

¡Seamos conscientes! Sólo por medio de que cada uno ponga su fe totalmente en las manos del Padre y del Hijo, se puede obtener la salvación.

 

Don Roth

08/08/12

 

www.t-cog.org