Los días proféticos de Daniel 12:11-13

Por Don Roth – Diciembre, 2014

Traducción: Marcia Gómez

 

Este artículo no fue escrito para dar una fecha exacta en la que el Mesías regresará a reinar en este mundo, sino para delinear una serie de eventos que tienen un distinto punto final en el tiempo; la fecha del inicio de estos eventos es desconocida.

De esta manera, este trabajo proveerá un calendario marcado con los eventos que señalan  inicios potenciales del periodo de tiempo previo al regreso de nuestro Mesías. Cristo nos dice claramente en Mateo 24: 36, “Pero el día y la hora nadie lo sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre”. ¿A qué día y hora se está refiriendo Cristo? Esta afirmación hace referencia a la señal mencionada en el versículo 30. Señal corresponde a #4592, “Un prodigio que trasciende las causas comunes de la naturaleza”, un prodigio tan aterrorizante que cuando el mundo lo vea tratará de escapar.

El profeta Daniel y Juan, el apóstol de Jesús, dieron una serie de acontecimientos en días, meses y años que algunos dicen que se refieren a esto mismo. Hay quienes dicen que estas escrituras solo nos restringen de conocer EL “día” en que Él regresará. Todas las profecías que Cristo nos dejó para el final, que están contenidas en los evangelios, nos fueron dadas como eventos de los que debemos estar pendientes, no para predecir días, años o fechas. Esto solo nos impide conocer el día en que aparecerá, que es diferente del día en el cual va a regresar.

Hay otros tres eventos importantes con respecto al regreso de Cristo. El primero es Su aparición el Revelaciones 6:12-17, del que se hablará en el apartado “Revelando el Padre y el Hijo al mundo”. Este está seguido por las siete plagas marcadas por las siete trompetas, culminando en la séptima trompeta, que es la Resurrección de los santos muertos, y el cambio de vivos a seres espirituales del que se habla en I Corintios 15:52. Este evento y Su regreso al Monte de los Olivos son un mismo acontecimiento. La tercer ocasión es consecutiva a las últimas plagas de las siete copas y esta gran batalla conocida como el Armagedón.

La Advertencia del Padre

La advertencia hecha en Mateo 24: 35 era para evitar que contáramos años y días. Cualquier fecha que trate de predecir el regreso de Cristo es destructiva, porque se aprovecha del deseo de los fieles de conocer el nuevo mundo de paz bajo el reinado de Cristo. Como estas predicciones fallan, la esperanza de aquellos que anhelan el cumplimiento de esta predicción es destruida, y se fortalece la desconfianza de la Palabra de Dios. Los cínicos dicen, “Ven, no se puede confiar en la Biblia”, cuando en realidad es culpa de la interpretación del hombre, no de la Biblia.

Aquellos que malinterpretan la Palabra de Dios para encontrar una fecha específica para su retorno están poniendo su fe en el paso del tiempo, y no en los eventos que marcan la venida de Cristo, que es de lo que se nos dijo que estuviéramos pendientes.

Si queremos darle sentido a la advertencia de Cristo acerca de fijar una fecha, debemos formular esta pregunta: ¿Por qué es el Padre el que decide cuándo vendrá Cristo y no Cristo mismo?

El Plan del Padre

Para el disgusto de los actuales “ministros” profesionales que son pagados por hacer su trabajo y que enseñan que Cristo es el encargado de dar inicio a los eventos de este tema en particular, la verdad es diferente. En el último mensaje de Cristo para Sus discípulos antes de Su crucifixión, Él claramente definió Su rol como un subordinado del Padre. En Juan 14:28 dice, “Habéis oído que os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo.”

Luego en Juan 15:1-2 Él revela lo que muy pocos quieren reconocer; esto es que el Padre es el que está a cargo de nuestro desarrollo espiritual, no el Hijo. “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.”

Claramente es el Padre quien decide quién será removido de la vid, es decir, de Cristo. En Mateo 22:11-13 la alegoría es clara; el Padre está escogiendo la novia para Su Hijo, y está preparando la fiesta de bodas. Estos versículos nos dicen que es el Rey el que decide quién será parte de la boda. Cuando ve a alguno que no que no está vestido de boda, este es sacado a la destrucción. El no tener las ropas indicadas se refiere a que esa persona falló en tener el carácter de Cristo y el Padre a lo largo de su vida, lo cual es el propósito de la vida humana.

La Cena de Bodas

En esta parábola, el Rey envía primero la invitación a los escogidos, Israel; pero ellos no responden. Ahora la invitación es enviada al resto del mundo. El incidente con el hombre que no estaba vestido apropiadamente muestra que no es una de celebración de “venir tal y como somos”, sino que se requiere un cambio en el corazón y en el carácter.

Esto nos lleva a Mateo 24:36 y por qué esta es una decisión que solo el Padre puede tomar. Mateo 22:10 dice, “y las bodas fueron llenas de convidados”. Esto implica que se alcanzó un número de invitados que fuera de Su satisfacción. Recuerde, el Rey continuó enviando Sus siervos hasta que todos los lugares en el salón estuvieron llenos.se señala este punto por dos razones. Primero, era una fiesta de bodas, no una ceremonia. El Rey hizo todo lo posible para preparar un banquete para la boda de Su Hijo. Segundo, en  la New King James se encuentra la traducción correcta para este versículo, donde se refiere al salón de la celebración “cámara”, lo que significa que este contenía un número finito de espacios. Este es un número que únicamente el Rey conoce.

El Padre no decide únicamente el número de invitados, sino también su rango de autoridad. Mateo 20:23 dice, “Él les dijo: Mi copa ciertamente beberéis, pero sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es mío el concederlo, sino que es para quienes ha sido preparado por mi Padre.”

Ahora es claro cómo la parábola de la fiesta de bodas encaja perfectamente con lo afirmado por Cristo en Juan 15:1-1. Sería de gran beneficio para el lector revisar el artículo de “Las Diez Vírgenes”, el cual es un estudio más profundo del tema. Este artículo se encuentra en www.t-cog.org o www.biblicalcalendarproof.com.

Cristo, El Cordero Pascual

Pablo da algunas instrucciones especiales y nombra el sacrificio de Cristo en I Co 5:7, Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado.” Pablo llama a Cristo nuestra Pascua porque Su sacrificio fue el cumplimiento espiritual de la Pascua original de Éxodo 12. El cordero pascual fue sacrificado para salvar a Israel del ángel de la muerte. Estos dos eventos ocurrieron en el mismo mes, día del mes y día de la semana.

La Pascua original del 14 de Abib fue un miércoles, y esto es fácilmente probado por la cuenta de Éxodo 16, donde Dios renueva el Shabbat para Israel el 15 y 22 del segundo mes. Al regresar contando de siete en siete, se encuentra que los shabbats del primer mes fueron el 10 y 17 de este mes, lo que significa que la Pascua el 14 de Abib fue un miércoles, de acuerdo con el calendario de Dios, en el cual el primer mes tiene 30 días.

Tres Días y Tres Noches

Al examinar la cuenta bíblica de la crucifixión, se muestra claramente que esta se da un miércoles, no viernes, como generalmente se acepta. Cristo explícitamente afirma lo siguiente en Mateo 12:39, Pero respondiendo El, les dijo: Una generación perversa y adúltera demanda señal, y ninguna señal se le dará, sino la señal de Jonás el profeta; porque como ESTUVO JONAS EN EL VIENTRE DEL MONSTRUO MARINO TRES DIAS Y TRES NOCHES, así estará el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.” ¡Enterrado!

Aquí Cristo presenta su autentificación como el Mesías al indicar que estaría muerto y en el sepulcro durante tres días completos y tres noches completas. Este periodo de tiempo culmina el 14 de Nisan o Abib, cerca del atardecer. En las propias palabras de Cristo se evidencia que Él tenía que cumplir este requerimiento de tres días y tres noches para ser el Mesías. Él literalmente pone todo lo que hizo en Su vida para ser medido con esta declaración.

A diferencia de nuestro método actual para llevar la cuenta del tiempo, Dios marca el inicio y el final del día en el atardecer. Esto se demuestra en el artículo “Un Estudio que Prueba los Shabbats Bíblicos y los Días Santos”, en la página dos, donde se muestra que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento la puesta del sol marca el final de un día y el inicio de otro.

La Cuenta de Tres Días

Cristo entró a la tumba un poco antes de que terminara el día. En Lucas 23: 54 dice, Era el día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo. (Ya casi era el final del día) Y las mujeres que habían venido con Él desde Galilea siguieron detrás, y vieron el sepulcro y cómo fue colocado el cuerpo.”  Estas mujeres caminaron desde Gólgota hasta Jerusalén mientras el día de la preparación llegaba a su fin.

Además, el día no era un viernes antes del shabbat semanal, sino el día antes de un shabbaton. Juan 19:31 dice, Los judíos entonces, como era el día de preparación para la Pascua, a fin de que los cuerpos no se quedaran en la cruz el día de reposo (porque ese día de reposo era muy solemne), pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y se los llevaran.”

Este shabbaton, el primer día de Panes Sin Levadura, podía ocurrir únicamente en domingo, martes, jueves o sábado. Solo se debe consultar el calendario hebreo para probar que esto es cierto. En dicho caso, era jueves. Marcos 16:1 dice,Pasado el día de reposo, (el primer día de Panes Sin Levadura, Lv 23:6-7) María Magdalena, María, la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.” Estas mujeres hicieron sus compras el día después del shabbaton, o el segundo día después de que Cristo fue enterrado, un viernes. Durante este tiempo de la historia, los negocios solo abrían durante las horas del día. Además, el que no se comprara ni vendiera nada solo ocurriría en un día de reposo. ¡Recuerde! Este shabbaton comenzó el viernes al atardecer y terminó en el atardecer del jueves. Por lo tanto, un día intermedio se necesitaba para poder comprar y preparar las especias para ungir el cuerpo de Cristo.

Lucas 23:56 nos dice lo que sucedió el día después de que fueron compradas y preparadas las especias. Y cuando regresaron, prepararon especias aromáticas y perfumes. Y en el día de reposo descansaron según el mandamiento.” Las escrituras muestran que hubo dos shabbats en esa semana durante la cuenta de los tres días y tres noches. El primer shabbat fue un shabbaton, el primer día de Panes Sin Levadura. El segundo fue un shabbat semanal, el cual ahora se llama sábado. Cristo entró al sepulcro justo antes del atardecer del miércoles, por lo que resucitó justo antes del atardecer del sábado, el shabbat semanal, cumpliendo de manera exacta el tiempo de tres días y tres noches en la tumba. Esto también reflejó la Pascua de Éxodo 12, la cual ocurrió un miércoles.

Armados con este conocimiento, ahora estamos listos para examinar las profecías de Daniel 12 y Revelaciones 11 y 12, las cuales señalan eventos específicos y dan números determinados de días para un evento que debe ocurrir antes de que la ceremonia de bodas comience, esto es el día en que los santos que estén vivos en Su retorno se conviertan en seres espirituales.

Al definir un punto en el tiempo en el cual tomó lugar Su resurrección, se puede determinar cuándo iniciarán estas profecías, y estas sucederán tal y como su Biblia lo señala. El Padre es el que determina el inicio de estos eventos, razón por la cual nadie conoce el día ni la hora de Su llegada. Los días y meses proféticos de Daniel y Revelaciones no cambiarán, es el punto de inicio el que es desconocido.

Ascensión de Cristo

Al estudiar la crucifixión, muerte y entierro de Cristo, los cuales ocurrieron un miércoles 14 de Nisan, Su resurrección, que fue después de los tres días y tres noches de Mateo 12:40, sucedió un sábado, el shabbat. Temprano en el domingo, en Juan 20:17 Cristo le dice a María que no lo toque, porque todavía no he subido al Padre.”

¿Qué Estaba por Ocurrir?

Lo que estaba por ocurrir era el cumplimiento de una ceremonia que fue detallada en Lv 23:10-11. Esta ceremonia era consecutiva a la Pascua, y se presenta durante la semana de la fiesta de Panes Sin Levadura. Habla a los hijos de Israel y diles: "Cuando entréis en la tierra que yo os daré, y seguéis su mies, entonces traeréis al sacerdote una gavilla de las primicias de vuestra cosecha. Y él mecerá la gavilla delante del SEÑOR, a fin de que seáis aceptados; el día siguiente al día de reposo el sacerdote la mecerá.” Cristo debía esperar hasta la mañana después el shabbat semanal para ser presentado a Dios.

Esta gavilla de grano puro era una representación del Cristo puro que se presentaría al Padre. El sacerdote debía mecerla el día después del shabbat, justo como Cristo lo haría en Juan 20:17. Note la seriedad con que Cristo se dirige a María, la cual se debe a que Él tenía que ser presentado al Padre en la mañana para que Su sacrificio fuera aceptado. Esto era lo primero que el sacerdote hacía en este día, así como lo hizo Cristo. Él tenía que ir al Padre para ser oficialmente aceptado por Él, así como la gavilla era mecida por el sacerdote para que esta fuera acepta.

Todo el que cultivaba granos debía tomar la primera siega (un manojo) y llevárselo al sacerdote para que este lo meciera, así como lo hizo Cristo, el cual fue lo primero que se segó de los hombres. Esto se hacía el día después del shabbat semanal, el primer día de la semana (al que llamamos domingo). Este día estaba incluido dentro de la semana de Panes Sin Levadura, durante la cual no podía haber levadura en las casas. La Biblia siempre usa la levadura como símbolo el pecado, y estos días representan un tiempo libre de pecado. El grano puro representa una vida sin pecado. Cristo fue presentado al Padre como un sacrificio sin pecado. De esto es de lo que nos habla Juan 20:17.

Los Dos Panes para la Ofrenda Mecida

Al continuar leyendo Levítico 23, se encuentra que se debe iniciar una cuenta de siete semanas, o siete shabbats, después de presentar la gavilla mecida; esta cuenta es llamada Pentecostés, y es la segunda vez en la cual el sacerdote debe mecer un sacrificio. En esta oportunidad se mecen dos panes con levadura. A diferencia de la gavilla de grano puro, esta harina está contaminada con levadura, símbolo del pecado, lo cual es una imagen perfecta de todos los llamados por el Padre para cambiar y tener una vida llena de continua superación, quitando así el pecado de sus vidas. Estos panes deben pasar por el horno de la vida para destruir la levadura, es decir, el pecado. Cristo nos advierte que debemos vigilar tres áreas: Mateo 16:12 Entonces entendieron que no les había dicho que se guardaran de la levadura de los panes, sino de la enseñanza de los fariseos y saduceos.” Es decir, las falsas doctrinas de las religiones y el intelectualismo. Marcos 8:15 “Y Él les encargaba diciendo: ¡Tened cuidado! Guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.” (El gobierno, el cual permitía y apoyaba la presencia de los primeros dos grupos).

Cuando el calor del horno comienza a eliminar la levadura, las capas más externas son las primeras en sucumbir a este calor. Eventualmente se alcanza el centro del pan, purificándose así el pan completo, haciéndolo aceptable para Dios. Esto tipifica nuestro cambio de carácter, el cual tiene que ser minucioso y completo, y ocurre durante un determinado periodo de tiempo.

Cuando Cristo les escribe a las siete iglesias en Revelaciones 2 y 3, a cada una se le dice que debe vencer para obtener su recompensa, la cual incluye la vida eterna. Vencer significa derrotar el pecado de este mundo y los deseos de la carne. El que se mezan los dos panes ilustra perfectamente nuestro cambio final a un carácter recto en la resurrección de los santos.

La Resurrección Venidera

Daniel 12:12 nos da una cuenta para este triunfante milagro; la resurrección de todos los que murieron en la fe, es decir, todos los que han vivido para ver el retorno de Cristo. Este es el punto inicial para que Cristo cambie el mundo actual lleno de maldad y gobernado por hombres déspotas que han traído dolor y sufrimiento a la raza humana. Bienaventurado el que espere y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.” Esta afirmación claramente muestra que las personas de las que habla están vivas para presenciar el evento. La palabra bienaventurados corresponde al número 835 en el diccionario Strong, y describe una persona en el clímax de la dicha y la felicidad.

Al llegar a este día, la persona que esté viva presenciará la resurrección de todos los que murieron en la fe, y luego experimentará su propio cambio. I Tes 4:13-18, Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con Él a los que durmieron en Jesús. Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre. Por tanto, confortaos unos a otros con estas palabras.” La culminación de los 1445 días resulta en dicha y felicidad, producto de la resurrección para la vida eterna y del alcanzar llegar a ser una parte integral del Reino de Dios, un reino de 1000 años, el Reino de Cristo. 1000 años de paz y prosperidad para esta tierra y sus habitantes después de todas las guerras, pobreza y enfermedades.

 La presentación de Cristo a Dios para que Él aceptara Su sacrificio, la cual representa la ofrenda de la gavilla mecida, se da en el día en que esta ofrenda era presentada por el sacerdote. Esto quiere decir que tanto la resurrección y el cambio de todos los que viven a seres espirituales se dará en el día de Pentecostés, como se ilustra cuando el sacerdote mece los dos panes. En ese día, Cristo, nuestro sumo sacerdote, nos presentará al Padre. Esta es la verdadera dicha de Daniel 12.

Los Dos Testigos y la Abominación de la Desolación

Ahora nuestra atención se enfoca en los dos testigos de Revelaciones 22, los cuales profetizarán 1260 días. Además, ellos estarán muertos durante tres días y medio, lo que suma 1263,5 días; al final de este tiempo ellos resucitarán junto con todos los que murieron en la fe. Esto significa que la resurrección ocurrirá en la mañana del día 1264 después de que los dos testigos comenzaran a profetizar. El siguiente periodo de días se encuentra en Dan 12:11, Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea abolido y puesta la abominación de la desolación, habrá mil doscientos noventa días.”  1 hora

Hay dos puntos adicionales que se deben señalar con respecto a los 1290 días de Daniel. Lo primero es que, previo a esos 1290 días, los sacrificios fueron restaurados. El segundo punto es que, a través de algún tipo de persuasión o coerción, los sacrificios se dejaron de hacer. Revelaciones 12:12 y Zacarías 14:2 revelan el alcance de lo que toma lugar al inicio de los 42 meses. Nota: no se necesita la construcción de un templo para que comiencen los sacrificios, un tabernáculo es suficiente.

Jerusalén Capturada

En Revelaciones 11:2 el periodo de los 42 meses es similar a los 1290 días, pero difieren en el término “hollar”, como en un lagar, mostrando la despiadada captura y ocupación de Jerusalén. “Pero excluye el patio que está fuera del templo, no lo midas, porque ha sido entregado a las naciones, y éstas hollarán la ciudad santa por cuarenta y dos meses.” Estos 42 meses son paralelos a los 1290 días y terminan el mismo día, sin embargo, su inicio es después. Estos 42 meses no contienen un número de días determinado, ya que dependen del periodo de años que cubren. Si estos 42 meses se calculan dentro del paso del tiempo desde la perspectiva bíblica, serían aproximadamente 1239 días. La diferencia entre ambos periodos de tiempo es de, más o menos, 50 días, siempre tomando en cuenta las variaciones que se podrían presentar por el periodo de años que cubran los 42 meses. Además, este cálculo se basó en el artículo “Usando el Calendario Correcto”, página 14; el cual muestra diversos cálculos hechos a partir de los años potenciales en los que estos acontecimientos se podían dar.

Se debe notar que Revelaciones 13:5 muestra que a la bestia le es dado poder durante el mismo periodo de tiempo en que la Ciudad Santa es hollada. Revelaciones 13:5 y 7, “Se le dio una boca que hablaba palabras arrogantes y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses. Vs 7 Se le concedió hacer guerra contra los santos y vencerlos; y se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.”

La palabra #4160 es traducida como “actuar” en el versículo 5, y “hacer” en el versículo 7, seguida de la palabra “guerra”. Debe estar claro que los 42 meses es el tiempo en el que él hará guerra, lo que nos regresa a Revelaciones 13:5 y a lo referente al tiempo en el que Jerusalén será hollada.

La caída de este régimen político-religioso, es decir, el poder de la bestia oprimiendo a Jerusalén, se encuentra en Zacarías 14:4, “Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, al oriente…. Y vendrá el SEÑOR mi Dios, y todos los santos con Él.”  Este regreso no debe ser confundido con el dominio de todos los ejércitos de este mundo  que se describe en Revelaciones 19:11-21. Revelaciones 14:1-3 dice, “Miré, y he aquí que el Cordero estaba de pie sobre el Monte Sion, y con El ciento cuarenta y cuatro mil que tenían el nombre de Él y el nombre de su Padre escrito en la frente. Y oí una voz del cielo, como el estruendo de muchas aguas y como el sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como el sonido de arpistas tocando sus arpas. Y cantaban un cántico nuevo delante del trono y delante de los cuatro seres vivientes y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico, sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la tierra.” Aquí encontramos lo que prosigue inmediatamente después de la resurrección de los santos en Zacarías 14:4. El periodo de tiempo de Pentecostés, la resurrección, y la batalla final en Revelaciones 19 con Satanás y su ejército que durará aproximadamente cuatro meses, empezando en Pentecostés y culminando en el primer día del séptimo mes - Trompetas.

El Trono Portátil de Dios

¿Se da cuenta de que Dios tiene un trono portátil que usa para moverse por el universo cuandoquiera que Él lo desee o para visitar personalmente esta tierra?

Este es el trono que se describe claramente en Su Palabra, la Biblia, y tiene un rol importante en el entendimiento de cómo Cristo y el Padre regresan a esta tierra y se revelan a los escépticos hombres.

La imagen de este trono es presentada por primera vez en el libro de Ezequiel, capítulo 1, versículos 4-28, y de nuevo en el capítulo 10 versículos 1-22. Ambas citas son muy gráficas en cuanto a la descripción del trono de Dios, presentándolo como un vehículo móvil. El versículo cuatro de Ezequiel 1 dice, “Miré, y he aquí que un viento huracanado venía del norte, una gran nube con fuego fulgurante y un resplandor a su alrededor, y en su centro, algo como metal refulgente en medio del fuego.”

Esta es la impresión inicial de Ezequiel, quien usa la palabra  “gran” para enfatizar la magnitud de lo que ve venir. La palabra en el diccionario Strong es la #1491, y se usa para expresar tamaño, fuerza física, fuerza de carácter y la grandeza de la creación. Esta palabra es usada de manera más enfática al describir a Dios en todo lo que Su Ser encierra. La nube que se acerca y que se describe en este pasaje toma a Ezequiel y lo sube para que tenga una vista completa del cielo. Los siguientes 24 versículos se dedican a describir este megavehículo que transporta a Dios y a Su trono.

El Trono de Revelaciones

¿Es este el único lugar en la Biblia que describe este vehículo? Hay otra descripción remarcable que fue dada por Juan en Revelaciones 4 y 5, la cual refleja lo visto por Ezequiel. Sin embargo, en lugar de ver el vehículo bajando a la tierra, Juan en llevado e introducido por al cielo por una puerta. Revelaciones 4:1, Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas.”

¿Dónde está el cielo al que entra Juan? La palabra “cielo” corresponde a la #3772 en el diccionario Strong y se usa para representar el espacio comprendido desde la atmósfera hasta el sitio donde reside Dios. La manera en que se usa la palabra determina la ubicación. Al leer desde el capítulo cuatro hasta el seis, podemos tener un mejor entendimiento de esto.

A Juan también se le dice que le serán mostradas cosas que sucederán después. ¿Qué es lo que sigue a la sétima y última de las iglesias de Dios? Son los llamados por Dios el Padre. Revelaciones 4:2-3, “Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio, y alrededor del trono había un arco iris, de aspecto semejante a la esmeralda.”

¿Qué vio Ezequiel? Ezequiel 1:26-28, Y sobre el firmamento que estaba por encima de sus cabezas había algo semejante a un trono, de aspecto como de piedra de zafiro; y en lo que se asemejaba a un trono, sobre él, en lo más alto, había una figura con apariencia de hombre. Entonces vi en lo que parecían sus lomos y hacia arriba, algo como metal refulgente que lucía como fuego dentro de ella en derredor, y en lo que parecían sus lomos y hacia abajo vi algo como fuego, y había un resplandor a su alrededor. Como el aspecto del arco iris que aparece en las nubes en un día lluvioso, así era el aspecto del resplandor en derredor. Tal era el aspecto de la semejanza de la gloria del SEÑOR.”

Al seguir leyendo lo visto por Juan, nos damos cuenta de que Ezequiel vio el mismo escenario. Las siguientes escrituras hacen que esto sea más claro. Revelaciones 4:5, Del trono salían relámpagos, voces y truenos; y delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios.” Ezequiel 1:13, “En medio de los seres vivientes había algo que parecía carbones encendidos en llamas, como antorchas que se lanzaban de un lado a otro entre los seres vivientes. El fuego resplandecía, y del fuego salían rayos.” Revelaciones 4:6, “Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás.” Ezequiel 1:22, “Sobre las cabezas de los seres vivientes había algo semejante a un firmamento con el brillo deslumbrante de un cristal, extendido por encima de sus cabezas.” La última parte de Ezequiel 1:4, “...y un resplandor a su alrededor, y en su centro, algo como metal refulgente en medio del fuego.” Versículo 5 - “En su centro había figuras semejantes a cuatro seres vivientes. Y este era su aspecto: tenían forma humana.” Revelaciones 4:7-8, “El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo ser era semejante a un becerro; el tercer ser tenía el rostro como el de un hombre, y el cuarto ser era semejante a un águila volando. Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro (...)” Ezequiel 1:6, “Tenía cada uno cuatro caras, y cuatro alas cada uno de ellos.” Ezequiel 10:21, “Cada uno tenía cuatro caras y cada uno cuatro alas, y había una semejanza de manos de hombre debajo de sus alas.” Ezequiel 1:18, “Sus aros eran altos e imponentes, y los aros de las cuatro estaban llenos de ojos alrededor.” Revelaciones 5:1, “Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.” Ezequiel 2:9-10, “Entonces miré, y he aquí, una mano estaba extendida hacia mí, y en ella había un libro en rollo. Él lo desenrolló delante de mí, y estaba escrito por delante y por detrás; y en él estaban escritas lamentaciones, gemidos y ayes.”

La Referencia Final del “Trono Portátil de Dios”

Lo anterior deja claro que lo visto por Ezequiel en los capítulos 1 y 10 es lo mismo que vio Juan en Revelaciones 4 y 5. En Revelaciones 5 se describe a Cristo recibiendo el plan del Padre para lo que vendrá; desde Su muerte y resurrección hasta que el Padre regrese a esta tierra con la Nueva Jerusalén, citado esto en Revelaciones 21 y 22. El Padre le da a Cristo la responsabilidad de revelar y llevar a cabo este plan. De esto se trata el libro de Revelaciones. Revelaciones 5:9-10, Y cantaban un cántico nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.”

Los primeros 11 versículos de Revelaciones seis son una historia compacta del sufrimiento que atravesará este mundo durante la aparición inicial de Cristo. Esta fecha es conocida únicamente por el Padre. Cristo elige a Juan para que escriba la revelación del plan del Padre, mostrando que es Cristo quien, a través de los escritos de Juan, revela lo que sucederá y el desenlace de esos eventos. Juan 5:30, Yo no puedo hacer nada por iniciativa mía; como oigo, juzgo, y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”

Ahora es claro que es Cristo quien a través de Su palabra revela esto. Es a través del meticuloso estudio de Sus palabras que podemos entender cómo ocurrirán estos eventos y cómo, a través de nuestras propias acciones, nos convertimos en parte de este plan.

La Revelación del Padre y el Hijo al Mundo

Juan continúa diciéndonos en Revelaciones 6:14-16 que todos los pueblos de esta tierra verán a Cristo y el Padre aparecer. Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono (el Padre) y de la ira del Cordero.”

Toda esta sección revela el evento cuya fecha solo la conoce el Padre, y es explicado en Mateo 24:29-30, Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERÁ, LA LUNA NO DARÁ SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERÁN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria.”

Revelaciones 6:12-14, Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento. Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar.”

Cristo no resucita a los fieles en este momento; pero el momento de Su aparición, cuando tanto Él como el Padre se revelan al mundo, es controlado por el Padre. Mateo 24:36 dice que solo el Padre conoce cuándo será la venida de Cristo. El versículo 37 muestra que la actitud de las personas previa al regreso de Cristo será igual a la actitud de los hombres antes de la inundación.

Las Personas de Hoy y las Personas de la Inundación

¿Las personas del tiempo de Noé fueron advertidas de la inundación que estaba por venir? II Pedro 2:5, si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, un predicador de justicia, con otros siete, cuando trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos.” II Pedro 3:3-6, “Ante todo, sabed esto: que en los últimos días vendrán burladores, con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su venida? Porque desde que los padres durmieron, todo continúa tal como estaba desde el principio de la creación. Pues cuando dicen esto, no se dan cuenta de que los cielos existían desde hace mucho tiempo, y también la tierra, surgida del agua y establecida entre las aguas por la palabra de Dios, por lo cual el mundo de entonces fue destruido, siendo inundado con agua.”

Estas personas vieron la construcción del arca, y se les había dicho por qué se construyó, pero ellos no pudieron ni querían creer que una inundación iba a venir, y continuaron con su torcido estilo de vida. Esta imagen es la misma que muestra Cristo en el libro de Revelaciones del mundo malvado previo a Su regreso.

Dos Eventos Separados

La explicación del trono portátil de Dios es dada para que pueda haber un correcto entendimiento de lo descrito en Revelaciones 14:1-3. Revelaciones 6:12-17 es un evento distinto del de Revelaciones 14:1-3, y ocurre primero, seguido de una tregua. Revelaciones 7:1-3,Después de esto, vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno, ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Y vi a otro ángel que subía de donde sale el sol y que tenía el sello del Dios vivo; y gritó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se les había concedido hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente a los siervos de nuestro Dios.”

La escritura muestra que los santos que estén vivos para este tiempo van a ser protegidos de las primeras seis plagas que suceden con cada sonido de trompeta y que serán lanzadas a esta tierra. El sonido de la séptima trompeta culmina con el cambio de aquellos que serán protegidos.

Cristo confirma esto a través de seres angelicales. Hechos 1:11, que les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo.”

Zacarías 14 no es una secuencia de eventos que suceden uno sobre otro, sino eventos con elementos dentro del tiempo que hay entre ellos. Estos elementos están descritos en Daniel 12 y Revelaciones 11 y 12. Zacarías primero nos dice que el día del Señor está por venir; un día que representa un periodo de tiempo de un año y que comienza con las siete plagas que desatan las siete trompetas; además, este día está seguido por las siete plagas de las siete copas. Esto concluye con la destrucción de todos los ejércitos de este mundo que intentaron destruir a Cristo y Sus ejércitos (Revelaciones 19). Esto toma lugar en algún momento después de la aparición inicial de Cristo, la cual solo el Padre conoce y ocurrirá antes de la resurrección y antes de que Él ponga un pie en el Monte de los Olivos. De nuevo, el periodo de tiempo desde Pentecostés (la resurrección) y la batalla final de Revelaciones 19 con Satanás y su ejército del mundo durará aproximadamente cuatro meses, empezando en Pentecostés y terminando en el primer día del séptimo mes - Trompetas. Luego, con la captura de Satanás se derrotará su hostil ejército.

En Levítico 23 se hace referencia a esto, y el Levítico 16:1-34 se describe la ceremonia para este día. Con relación a esto, en Revelaciones 20:2-3 dice, Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.” El carnero de Azazel ilustra el momento en el que Satanás será encadenado en el abismo. Levítico 16:21-22, “Después Aarón pondrá ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel y todas sus transgresiones, todos sus pecados, y poniéndolos sobre la cabeza del macho cabrío, lo enviará al desierto por medio de un hombre preparado para esto. El macho cabrío llevará sobre sí todas sus iniquidades a una tierra solitaria; y el hombre soltará el macho cabrío en el desierto.”

Aquí en pecado se coloca en el instigador, llamado Diablo y Satanás, quien engaña a todo el mundo, quien trajo la muerte al mundo.

Jerusalén Cautiva - Pisoteada

Zacarías 14:2 describe en un verso lo que toma lugar antes del regreso de Cristo al inicio del sitio de Jerusalén. “Y yo reuniré a todas las naciones en batalla contra Jerusalén; y será tomada la ciudad y serán saqueadas las casas y violadas las mujeres; la mitad de la ciudad será desterrada, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad.” Esto nos dice que la mitad de los habitantes de la ciudad permanecerán en ella, pero que estarán bajo el control de los conquistadores.

Revelaciones 11:2 nos dice por cuánto tiempo será ocupada la ciudad. “y éstas hollarán la ciudad santa por cuarenta y dos meses”. Estos 42 meses difieren de los 1290 días de Daniel 12:11.

El Calendario Correcto

Algunos concluyen que este periodo de tiempo de 42 meses son tres años y medio, y esta afirmación sería correcta si usáramos nuestro calendario gregoriano actual. Sin embargo, Juan estaba escribiendo basado en un calendario diferente. Este calendario es el calendario bíblico de meses que duran entre 29 y 30 días. Cualquier periodo de tiempo de tres años duraría 37 o 38 meses dependiendo de los tres años que se están cubriendo. Así que nos faltarían cuatro o cinco meses para cumplir los tres años, no seis, como indica el calendario gregoriano.

Si esto le parece extraño o nuevo, puede acceder al artículo “A Proof Study Dating Sabbaths and Holy Days”, y al Calendar Generator en el sitio web: www.t-cog.org, o www.biblicalcalendarproof.com. Este estudio muestra de manera clara cómo Dios mantiene el registro del tiempo en la Biblia, y da una adecuada explicación del paso del tiempo según el calendario solar, gregoriano y hebreo.

Se ha mostrado que la resurrección y transformación de los santos ocurrirá en el día de Pentecostés. Así como Cristo resucitó para cumplir con la ofrenda de la gavilla mecida de Levítico 23, los santos también deben ser transformados en seres espirituales cuando Cristo venga por segunda vez, siendo esto representado por las dos trenzas de pan leudado que se mecen delante de Dios en Pentecostés.

Dios Divide a Su Pueblo

El día de nuestra resurrección es Pentecostés. Al elegirse un tiempo futuro que permita el paso de 1335 días, se llega a una serie de fechas que le permiten al Padre categorizar a Su pueblo en dos grupos. El primer grupo - los bienaventurados de los que se habla en Daniel 12, y que son representados por la mujer en Revelaciones 12:13-16- Ella muestra un grupo de personas que son perseguidas mientras huyen, pero que están bajo la directa supervisión de Dios, justo como aconteció con los israelitas cuando salieron de Egipto. Éxodo 19:4, “Vosotros habéis visto lo que he hecho a los egipcios, y cómo os he tomado sobre alas de águilas y os he traído a mí.” Luego, en Revelaciones 12:14-15 se ve lo siguiente, “Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila a fin de que volara de la presencia de la serpiente al desierto, a su lugar, donde fue sustentada por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para hacer que fuera arrastrada por la corriente.”

Es claro que esto no es un rapto, ni que están siendo llevados al cielo; lo que se muestra es una protección física de los santos que están en la tierra. Dios los protege de una inundación; ya sea que se esté hablando de agua real o que se refiera a una metáfora, que el agua represente un ejército (lo cual es más probable). El pueblo de Dios aún no es transformado. Los elementos del tiempo representan tres años y medio, donde la palabra “tiempo” hace referencia a un año, “dos tiempos” son dos años y “medio tiempo” es medio año, sumándose así tres años y medio, los cuales representan el paso del tiempo en un lugar donde Dios proveerá Su protección. Estos términos no están ligados a una cuenta específica de días, sino que son generales. El número de días que serán atacados por Satanás no está definido, porque Dios le permite que ejecute su plan para destruir al pueblo de Dios.

La Prueba

¿Por qué permitiría esto el Padre? Como verdaderos seguidores de Cristo y Su camino de vida, ellos deben enfrentarse a la muerte. Mateo 16:25, “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.”

Esto muestra que el pueblo del Dios se enfrentará a la muerte por un tiempo de la misma manera en que Israel lo hizo justo antes de cruzar el Mar Rojo. No importa si pierden o no sus vidas, ya que estas son algo material. Ellos tienen la fe necesaria para ver más allá de la vida física y creer en la resurrección que les permitirá acceder a la vida eterna.

Ahí comienza el periodo de tiempo en el que huirán de la ira de Satanás; este tiempo comienza con esos 1335 días menos aproximadamente tres años y medio en los que estarán en un lugar seguro.

El segundo grupo se puede ver en los que son dejados atrás, aquellos que deben enfrentarse a la ira de Satanás y morir para mostrar su fe en el Dios viviente. Revelaciones 12:17, “Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y salió para hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús.”

Satanás hace guerra con los que están espiritualmente dormidos. En esta batalla hay solo dos desenlaces: la rendición al aceptar la marca de la bestia, o la muerte por defender los mandamientos y confiar en que un mundo donde Cristo gobernará está por venir. Para un entendimiento más completo, lea el artículo “La Diez Vírgenes y el Regreso de Cristo”, que puede ser encontrado en www.t-cog.org.

Usar el Calendario Correcto

Nota: Todas las duraciones de los años en días no son de un calendario gregoriano, sino del calendario hebreo, las cuales se encuentran en el cuadro #5 de “The Biblical Calendar Proof”. Hoy en día, estas profecías bíblicas se aplican basadas en el calendario gregoriano; sin embargo, Juan conocía y usaba únicamente el calendario hebreo. Por lo tanto, la única manera de entender esta línea de tiempo es usando el mismo calendario que se usó en las profecías.

Por ejemplo; si esta separación ocurriera en el 2013, el año para resurrección de Pentecostés sería el 2017 para poder calzar los 1335. Al reconocer que el día de la semana en que ocurrió Pesaj fija la fecha de Pentecostés en el tercer mes del calendario hebreo, entonces se puede determinar la fecha de Pentecostés. El día con el que comienza esta cuenta siempre es el primer día de la semana, domingo, y ocurre durante los días de Panes Sin Levadura. Pesaj siempre se celebra el día antes de la fiesta de Panes Sin Levadura.

Así como se determinó la celebración del Shabbat en la creación, los días de Pesaj también fueron fijados. La semana de la creación terminó en el séptimo día del primer año; así que Pesaj, el 14 del primer mes, ocurrió el siguiente shabbat. El tiempo siempre ha sido medido en semanas de siete días. Al usar el número correcto de días para cada año, Pesaj ocurriría solo en lunes, miércoles, viernes o sábado.

Esto ubica Pentecostés en el 10°, 8°, 6° o 5° día del tercer mes hebreo. Por ejemplo; cuando Pesaj ocurre en miércoles, Pentecostés es el octavo día del tercer mes hebreo; cuando es el viernes, Pentecostés se celebra el sexto día del tercer mes hebreo; si Pesaj se da el lunes, Pentecostés es el décimo día del tercer mes hebreo; y cuando Pesaj se celebra en sábado, Pentecostés es el quinto día del tercer mes hebreo.

Cuando Pesaj se celebra el lunes 14, el primer shabbat semanal de Panes Sin Levadura sería el 19 del primer mes. 19 días más 50 días (las siete semanas para llegar a Pentecostés más un día) son 69 días contando desde el primer día del año. El primer mes tiene 30 días y el segundo 29, sumando así 59 días. Los 10 días restantes están dentro del tercer mes, por lo que Pentecostés se celebra el décimo día del tercer mes hebreo del año. Al proseguir con estos cálculos para cada día de Pesaj, se tiene que al celebrar Pesaj lunes, Pentecostés ocurre el día 10 del tercer mes (día 69 del año). Si se celebra Pesaj en miércoles, Pentecostés es el día ocho del tercer mes (día 67 del año). Cuando Pesaj se celebra en viernes, Pentecostés se celebra el día seis del tercer mes (día 65 del año). Cuando Pesaj se celebra el sábado, Pentecostés es el quinto día del tercer mes (día 64 del año).

Ahora se pueden calcular los 1335 días. Por ejemplo, vamos a ilustrarlo usando Pentecostés 2017 como ejemplo del día de resurrección. Para ese año, Pesaj es un lunes, con 69 días más los tres años anteriores. En el calendario hebreo, el año 2016 dura 353 días. El año 2015 dura 385 días. El año 2014 dura 354 días. Todo esto suma 1092 días. Cuando se añaden 69 días del 2017, se tienen 1161 días en total. Cuando se le restan estos 1161 días a los 1335 días, quedan 174 días que se deben tomar del 2013. Cuando a los 385 días del año 2013 se le restan estos 174 días, quedan 211 días de ese año. Hay 207 días en los primeros siete meses del 2013, lo que nos sitúa en el octavo mes. Esto indicaría que la cuenta de los 1335 días comienza el cuarto día del mes octavo. En el calendario gregoriano, esta fecha sería martes 08 de octubre de 2013, el día del escape.

Si Dios determina que la resurrección ocurra en Pentecostés de 2017, sería cierto que la fecha mencionada sería la fecha en la que la cuenta de los 1335 días empieza, cuenta que nos lleva al día en que los dichosos que estén vivos para este momento presenciarán la resurrección de sus hermanos creyentes en Cristo y serán cambiados a seres espirituales.

Al analizar los años que suceden Pentecostés - a partir del 2018, los cálculos son los siguientes: Pentecostés se celebra en el día 65 del año 2018 del calendario hebreo, ya que Pesaj se celebra un viernes ese año, haciendo que el shabbat después de Pesaj sea un 15 del primer mes. Al añadirle a estos 15 días 50, se tienen 65 días.

Ahora, se deben añadir estos 65 días a los tres años previos que sumaban 1092 días. Este número cambiará dependiendo de los tres años que estén siendo cubiertos, pero en este ejemplo se suman 1157 días. Al restar estos 1157 días a los 1335 días de la profecía nos quedan 178 días pertenecientes al final del 2014. Se deben restar los 178 días de los 354 días que tiene el año 2014, obteniendo así 178 días. Los primeros seis meses del 2014 tienen 177 días, así que la fecha correspondiente al restar los 178 días es el 28 del sexto mes según el calendario hebreo. La fecha gregoriana sería un martes 23 de setiembre del 2014, dos días antes de la fiesta de Trompetas, que ese año se celebra el 25 de setiembre.

La siguiente tabla simplificará lo que parece ser un complejo problema matemático.

Estos son los cálculos para seis años, no tienen la explicación escrita. Para realizar los cálculos para los años que siguen, solo se debe utilizar la tabla y la explicación anterior.

La Fecha No Fijada

 Puede parecer que la biblia nos ha dado los medios para determinar el día en que Cristo regresará. Considere quién fue el que dio esta línea del tiempo a través de Su Palabra. Fue el Padre, y Él mismo le dijo a Cristo que solo Él, el Padre, determinaría cuándo habría de regresar. El mundo entero verá al Padre y al Hijo en el cielo, y toda duda de Su existencia se desvanecerá. Esto es una advertencia de que ningún hombre puede fijar una fecha o lugar en que todo eso ocurrirá. ¿Esta información busca darles a los creyentes una fecha en específico? ¡No! Más bien muestra los mecanismos en los que la profecía Dios trabajará. Le da entendimiento y realismo a esta profecía para remover el misterio y la curiosidad, ya que esta es entendible y dirige nuestro futuro.

Hay un punto importante que se debe enfatizar: ¿cuándo aparecerá Cristo por primera vez anunciando Su retorno? La Biblia es muy clara, y en dos citas explica lo que acontecerá. Mateo 24:29-30. Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERA, LA LUNA NO DARA SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERAN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria.”

El Padre y Cristo Aparecen

Esto sucederá antes de que los siete ángeles toquen sus trompetas. Versículo 31, “Y El enviará a sus ángeles con UNA GRAN TROMPETA y REUNIRAN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.” ¿Qué trompeta indica esta resurrección? I Corintios 15:51-52, “He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados.” Claramente, los siete ángeles suceden Su aparición inicial en una secuencia específica. Cristo describe estos eventos en los versículos 36-42 de Mateo 24, los cuales hablan de un tiempo que solo conoce y determina el Padre. Cristo además compara Su regreso con los días de Noé en los versículos 38 y 39. “Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre.”

Las bodas y celebraciones de las que habla en la cita anterior no son actividades que Dios haya ordenado, sino versiones pervertidas de lo que normalmente se hacía, así como hoy los matrimonios se separan y las personas se casan con otra persona de nuevo, o se reconocen las uniones homosexuales como matrimonios. Las dos grandes destrucciones que Dios llevó a cabo en esta tierra fueron por lo mismo, porque había perversión moral y sexual. La destrucción de Sodoma y Gomorra y la Inundación de los tiempos de Noé fueron resultado de estos pecados que Dios odia. Estos eventos parecían venir como una catástrofe repentina, pero en realidad las personas ya habían sido advertidas, como detalla II Pedro 2:5, “si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, un predicador de justicia, con otros siete, cuando trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos;” Fue Noé quien advirtió a las personas de que un desastre ocurriría. El arca estaba abierta a cualquiera que quisiera entrar, pero no lo hicieron porque eso significaba que admitían que estaban viviendo una vida llena de pecado. Ellos amaban ese estilo de vida.

Revelaciones 6:12-17 dice, Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como tela de cilicio, y toda la luna se volvió como sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento. Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, ¿y quién podrá sostenerse?” ¿Quién está sentado en el trono? Es el Padre, y Su Hijo está sentado a Su diestra.

Para dar una mejor explicación de lo que habla Mateo 24:29-30, se puede decir que no hay duda de que el mundo entero presenciará Su aparición en el cielo, y los siete ángeles sonarán sus trompetas. Revelaciones 7:1-3 muestra lo que acontecerá después de la aparición de Cristo. Después de esto (la escena anteriormente descrita), vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno, ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Y vi a otro ángel que subía de donde sale el sol y que tenía el sello del Dios vivo; y gritó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se les había concedido hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente a los siervos de nuestro Dios.”

 

 

Los Siete Ángeles

Cristo claramente da la respuesta de quiénes son esos ángeles en Revelaciones 8:7-13. Versículo 7 y 8, El primero tocó la trompeta, y vino granizo y fuego mezclados con sangre, y fueron arrojados a la tierra; y se quemó la tercera parte de la tierra, se quemó la tercera parte de los árboles y se quemó toda la hierba verde. El segundo ángel tocó la trompeta, y algo como una gran montaña ardiendo en llamas fue arrojado al mar, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.”… Versículo 10, El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales de las aguas.”… Versículo 12, “El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, para que la tercera parte de ellos se oscureciera y el día no resplandeciera en su tercera parte, y asimismo la noche.”

Estos son los primeros sonidos de trompeta que los ángeles tocarán. La ira de Dios se inicia con estos cuatro ángeles. ¿Cuándo suenan estas trompetas? La primera suena el primer día del mes siete, el cual es la fiesta de Trompetas, al inicio del día del Señor. Joel 1:15, ¡Ay de ese día! Porque está cerca el día del SEÑOR, y vendrá como destrucción del Todopoderoso.”

Sofonías 1:14-15,Cercano está el gran día del SEÑOR, cercano y muy próximo. El clamor del día del SEÑOR es amargo; allí gritará el guerrero. Día de ira aquel día, día de congoja y de angustia, día de destrucción y desolación, día de tinieblas y lobreguez, día nublado y de densa oscuridad.” Un día es un año.

 

Estas escrituras claramente definen este tiempo como un periodo de un año. Como se mostró, comienza con el sonido de la primera trompeta. Al estudiar las siete trompetas y copas, los eventos del año del que habla esta escritura pueden ser comprendidos. La primera trompeta suena el primer día del sétimo mes, la fiesta de Trompetas; la segunda el primer día del octavo mes, la tercera el primer día del noveno mes, y la cuarta el primer día del décimo mes.

El quinto ángel suena la trompeta al inicio del mes 11. Se debe entender el periodo de tiempo asignado a esta trompeta. Revelaciones 9:3-6, Y del humo salieron langostas sobre la tierra, y se les dio poder como tienen poder los escorpiones de la tierra. Se les dijo que no dañaran la hierba de la tierra, ni ninguna cosa verde, ni ningún árbol, sino sólo a los hombres que no tienen el sello de Dios en la frente. No se les permitió matar a nadie, sino atormentarlos por cinco meses; y su tormento era como el tormento de un escorpión cuando pica al hombre. En aquellos días los hombres buscarán la muerte y no la hallarán; y ansiarán morir, y la muerte huirá de ellos.”

Este periodo de tiempo de cinco meses de dolor y tormento concluye al final del segundo mes del año siguiente. En Revelaciones 9:7-12 Juan describe un ejército moderno que atacará; él se refiere a elementos de la naturaleza para describir este ejército. Y el aspecto de las langostas era semejante al de caballos dispuestos para la batalla, y sobre sus cabezas tenían como coronas que parecían de oro, y sus caras eran como rostros humanos. Tenían cabellos como cabellos de mujer, y sus dientes eran como de leones. También tenían corazas como corazas de hierro; y el ruido de sus alas era como el estruendo de carros, de muchos caballos que se lanzan a la batalla. Tienen colas parecidas a escorpiones, y aguijones; y en sus colas está su poder para hacer daño a los hombres por cinco meses. Tienen sobre ellos por rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego se llama Apolión. El primer ¡ay! ha pasado; he aquí, aún vienen dos ayes después de estas cosas.

La imagen que está siendo dada en esta escritura puede ser entendida al recordar el Blitzkrieg, estrategia militar que usó Hitler contra Rusia en la II Guerra Mundial, y su demoniaca decisión de sacrificar el ejército entero en Stalingrado, lo que produjo la derrota total del ejército alemán. Satanás, al igual que Hitler en la II Guerra Mundial, es el que inspira los ataques de los ejércitos de los pueblos de la tierra, lo que una vez más se desvanece antes de que logre tomar el poder en Oriente.

Conclusión

Los cinco meses están compuestos del mes 11,12 y 13, y el primer y segundo mes del siguiente año. Recuerde que el treceavo mes es parte de algunos de los años del calendario de Dios, y el año del ejemplo tiene 13 meses. El sexto ángel toca la trompeta al inicio del tercer mes, preparando así el camino que lleva a la batalla final entre los ejércitos de este mundo y el ejército de Cristo. Dependiendo del año del que se esté hablando, el sétimo ángel sonará su trompeta en el décimo, octavo, sexto o quinto día del mes tercero.

Este estudio muestra que la aparición de Cristo ocurrirá antes de que las siete trompetas suenen. La sétima trompeta, que es la última en sonar, señala la resurrección de los santos, y el mundo será conmocionado ante este evento. Sin embargo, para los santos este será el tiempo de regocijo que han estado esperando. Esta es la culminación de los 1335 días de Daniel que resulta en gozo verdadero. Esta es la resurrección que nos llevará a la vida eterna y a ver el gobierno de Dios establecido en la tierra, mostrando cuál es el camino verdadero hacia la paz, felicidad y redención de toda la humanidad.