The Church of God
(La Iglesia de Dios)

NOÉ Y MOISÉS REVELARON EL CALENDARIO DE DIOS  - Por: Don Roth


Noé y Moisés revelaron el calendario de Dios

Hágase las siguientes preguntas. ¿Cuándo creó Dios a Adán y Eva? ¿Cuándo destruyó Dios a todas las criaturas vivientes salvo las que estaban en el arca? ¿Cuándo ocurrieron estos eventos históricos? ¿Existe algún principio matemático inquebrantable que Dios use para establecer el tiempo?

La Palabra de Dios contiene muchas fechas históricas que adquieren mayor significancia cuando validan la semana de la creación. Este artículo explicará cómo es que Dios lleva las cuentas del tiempo, y cómo ha fijado Su Calendario Sagrado para que toda la humanidad lo entienda. Su calendario no está determinado por lo que se observa en el cielo. Fue fijado en la creación a través de la semana de siete días.

Génesis 1:14-18, “Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.”

El calendario de Dios está determinado por el ciclo astronómico de 19 años conocido como EL CICLO METÓNICO. Este ciclo está compuesto de una rotación de la Tierra, un día; mientras la Tierra gira alrededor del sol, lo cual es un año solar. El año solar se compone entonces de 365 días y casi un cuarto de rotación de la Tierra. Toma 13 de estos ciclos de 19 años para completar una serie entera de ciclos metónicos.

La siguiente es una cita de The International Standard Bible Encyclopedia, página 305. “Meton, el atenense, ganó fama inmortal al anunciarlo. La evidencia de estos papiros de Syene señala que es probable que no fuera Meton quien descubriera el ciclo, sino que lo hubiese aprendido de los judíos.”

Conforme la Tierra gira alrededor del sol, la luna gira alrededor de la Tierra. En promedio, le toma a la luna 29 días y un poco más de una rotación de la Tierra para completar su viaje alrededor de esta. Esto se conoce como EL CICLO SINÓDICO. Por ejemplo, el mes sinódico más corto en los años de 2001 a 2100, es de 29 días, seis horas y 35 minutos, y ocurrirá entre el final de junio y el inicio de julio del año 2053. El mes más largo fue de 29 días, 19 horas y 45 minutos, y ocurrió entre diciembre de 2017 y enero de 2018. La variación fue solo de 13 horas y 12 minutos. Lo que esto quiere decir es que, en el Calendario Sagrado, la variación en cuanto al largo de los meses no puede ser de más de un día. Referencia: astropixels.com

En el calendario gregoriano, el cual usamos actualmente, hay 12 meses dentro de cada año. De acuerdo con el calendario de Dios, el año de la creación se compuso de 12 rotaciones de la luna alrededor de la Tierra (seis meses de 30 días y seis meses de 29 días). Sin embargo, a este primer año le faltaron 11 días para llegar a los 365 días del año solar. Conforme la Tierra continuó moviéndose alrededor del sol en el segundo año, llegaron a faltarle 21 días para llegar a los 365 días del año solar.

En el tercer año, la Tierra tuvo suficiente tiempo para realizar 13 ciclos de meses lunares, aunque igual le faltó un día para llegar a los 365 días del calendario solar. Esto claramente muestra que es el tiempo que les toma a la Tierra y la luna girar alrededor del sol lo que dicta si se añade un 13° mes. De nuevo, es el tiempo que les toma a la Tierra y la luna viajar alrededor del sol lo que dicta el 13° mes y no el equinoccio de primavera u otro fenómeno celestial. Esto incluye el avistamiento de la cebada madura que se menciona en Éxodo 12. Cuando el año tiene 13 meses, su duración es de 383, 384 o 385 días.

Conforme la Tierra continúa viajando alrededor del sol, no recupera su posición original sino hasta después de 19 años. Al final de los 19 años, la luna, la Tierra y el sol se encuentran alineados igual que al inicio de la creación. El problema es que este punto de alineación no cae en domingo como el primer día de la creación. Toma 13 de estos ciclos de 19 años, o 247 años, para que el primer día del año 248 sea un domingo, igual que cuando comenzó la creación. Sin importar lo que uno vea en el cielo, la Pascua ocurrirá el día 14 del año 248.

Es claro que el ciclo de 247 años marca la semana de siete días, que se debe mantener. Esto es porque marca el inicio de la vida del hombre, y es a la vez un mecanismo para contar las revoluciones de la Tierra, comenzando desde el día uno de la creación.

Esto significa que cada shabbat semanal y cada día de guardar fue fijado desde la creación, y no puede determinarse a través del avistamiento de la luna - solo se fija a través del proceso matemático del CICLO METÓNICO, que contabiliza los movimientos de la Tierra, la luna y el sol. A través de este proceso, la semana de siete días de la creación siempre se mantiene. Es la primera regla del calendario de Dios, y no puede romperse.

Puesto que cada shabbat se repite en el mismo orden en cada uno de los ciclos de 247 años, cada día de guardar también tendrá un día fijado dentro de esos 247 años. Esto es precisamente lo que comprueba este trabajo. Todos los días de guardar, ya sean shabbat o solemnidades, se encuentran determinados por este proceso matemático, y no dependen del avistamiento de la luna. Dichos avistamientos son afectados por la ubicación en la que uno se encuentra, el clima y el smog industrial presente en la atmósfera. Estas condiciones tan variantes resultan en que los días no concuerden dependiendo de quién realiza el avistamiento y dónde se encuentra. Dios no es autor de confusión (I Corintios 14:33). Él nos da una fórmula matemática al designar Sus días santos, la cual tiene como fundamento la semana de siete días. En ella se encierra la celebración del día en que el hombre fue creado y el momento en que Dios creó este hermoso planeta para que el hombre lo habitara.

El calendario de Dios registra el tiempo comenzando con la semana de la creación, y continúa mostrando cómo los días actuales calzan a la perfección dentro del CICLO METÓNICO. Esto prueba que el día que actualmente llamamos sábado es la repetición del séptimo día original de la creación, y es una constante que no se puede mover. Todas las demás fechas están sujetas a este número siete. ¡No hay excepciones!

A menudo no se reconoce una característica importante de la cuenta del diluvio en Génesis, que tiene un año de 13 meses. ¿Cómo pudo Noé contar los once meses y medio que pasó encerrado en el arca, incapaz de ver el cielo, pero colocando correctamente los días de los meses, que también determinaron la duración correcta de cada mes?

CARACTERÍSTICAS DE CONSTRUCCIÓN

La construcción del arca revela hechos importantes sobre cómo determinó Noé correctamente el paso del tiempo en días, semanas y meses, y también el día correcto del final del diluvio mientras estaba confinado en el arca.

Antes de mirar los detalles de la construcción del arca, es necesario comprender la forma externa del arca. Noé no construyó un BARCO, sino una caja de forma rectangular que se define en Strong #8392. THE THEOLOGICAL WORD BOOK OF THE OLD TESTAMENT  tiene la siguiente definición en la página 964: “En Génesis 6: 9, la palabra se usa 26 veces para denotar el enorme recipiente rectangular en forma de caja al que Noé, su familia y los animales ingresaron para escapar el juicio del diluvio ".

Teniendo en cuenta la forma externa, hay tres aspectos de la construcción del arca que influencian la comprensión correcta de cómo Noé pudo designar con precisión el paso del tiempo por lo que podía o no podía ver.

Dos de los tres aspectos se relacionan con la palabra traducida como "ventana". El problema presentado por estas traducciones es que los traductores usaron la palabra en inglés "ventana" en ambos casos, y ninguna de las palabras da la idea correcta de lo que se está describiendo. El primero se encuentra en Génesis 6:16. "Harás una ventana para el arca, y la terminarás en un cubo desde arriba". La palabra para ventana aquí es la número 6672 en Strong’s, y debe traducirse como "una apertura". A menudo se piensa en este espacio de ventana como una ventana moderna hecha de vidrio en el costado del arca que podría abrirse. Esto no podría ser posible por las siguientes razones. Si Noé pudiera abrir una ventana al costado del arca, no habría razón para enviar pájaros para determinar que la inundación había terminado. Noé solo tendría que mirar hacia abajo a través de la ventana abierta para ver si la inundación había terminado. Este hecho determina otros dos detalles importantes de construcción.

El segundo uso de la palabra "ventana" se encuentra en Génesis 8: 6. "Y sucedió que, al cabo de cuarenta días, Noé abrió la ventana del arca que hizo". Aquí la palabra para ventana es la número 2474 de Strong y se describe en THE COMPLETE WORD STUDY DICTIONARY OF THE OLD TESTAMENT como un enrejado con un lugar que podría abrirse.

Génesis 8: 7. "Luego envió un cuervo, que siguió yendo y viniendo hasta que las aguas se secaron de la tierra". El cuervo es un pájaro bastante grande y fue capaz de abandonar el arca una vez liberado por Noé; dejó el arca pero no pudo regresar al interior. ¿Por qué? Porque que el cuervo carecía de la misma agilidad de vuelo que la paloma y no pudo volver al arca. Por lo tanto, se posó en la parte superior.

SIGNIFICADO DE SECA

En el relato del diluvio hay dos palabras diferentes traducidas como seca. La segunda palabra para "seco" es la #3001 en Strong’s, y se usa solo después de que Noé permaneció en el arca durante dos meses más allá de su determinación inicial de que las aguas se habían secado. Génesis 8:13…“y de hecho la superficie del suelo estaba seca”. El número 2717 significa "sin agua estancada". El número 3001 significa que el suelo se secó hasta un punto firme, permitiendo que los animales y las personas caminen sobre él. El arca no estaba atrapada en la cima de una montaña, sino que se asentó en un valle, que conduce a una llanura. Noé liberó a los pájaros el día 12 del mes 11 (Shev), un lunes, lo que explica que no tenía conocimiento previo de cuánto tiempo permanecerían las aguas sobre la tierra; de ahí su registro del paso del tiempo para el año de inundación.

Esta segunda ventana era diferente y revela que era una parte interna del arca; un enrejado que corría por el interior permitiendo a las aves volar, pero evitando que salgan de sus confines.

En el versículo 9 de Génesis 8, Noé extendió la mano por una pequeña abertura para recuperar la paloma. Hizo esto para evitar que otras aves escapen. Además, esto coloca a Noé dentro del área restringida donde se alojaban las aves, evitando que vaya al borde del arca y mire hacia abajo. Esto significa que no había disposiciones en la construcción del arca que le permitieran hacerlo.

EL ARCA DESCANSÓ

Un punto adicional que necesita aclaración se encuentra en Génesis 8, versículo 4, "Entonces el arca descansó en el séptimo mes, el decimoséptimo día del mes, en las montañas de Ararat".

Como resultado de esta escritura, los artistas dibujan el arca asentada en la cima de una cordillera, por lo que muchos suelen buscar esta elusiva arca en la cordillera del monte Ararat. 

Génesis 8: 4 dice algo diferente. El arca, guiada  por Dios, se habría ubicado sobre un gran valle que conducía a la llanura en la que más tarde se asentaría.

Génesis 8: 4: "Entonces el arca descansó en el séptimo mes, el decimoséptimo día del mes, en las montañas de Ararat". Este versículo da la impresión de que el Arca se estableció en las montañas de Ararat porque las aguas habían comenzado a disminuir. Sin embargo, para que el Arca descansara en el suelo habría requerido que la profundidad del agua hubiera caído considerablemente. Las montañas más altas estaban cubiertas hasta una profundidad de quince codos, esto no parece una gran profundidad hasta que se considera que los quince codos de agua estaban por encima de la montaña más alta de la tierra. Como el Monte Ararat tiene solo 17,000 pies, la cantidad de agua habría sido mucho mayor que 15 codos.

Además, considere que la fecha dada para este suceso, el 17 del séptimo mes, era apenas el día 194 del sexagésimo año de Noé (1° de Nisán hasta el 17 de Tishri - el relato bíblico se encuentra en meses lunares).

Sin embargo, el relato bíblico registra que habían pasado 236 días de ese año antes de que Dios comenzara a secar las aguas de la inundación: 30 días durante el primer mes, más 16 días antes de que comenzara la inundación, más 40 días de inundación, más los 150 días de lluvia para mantener el nivel de inundación, es igual a 236. Si cuenta los cuarenta días de lluvia como parte de los 150 días (al contrario del conteo bíblico), el total aún sería 196 días antes de que las aguas comenzaran a disminuir. Por lo tanto, era imposible que el Arca se hubiera alojado en la cima de una montaña en el decimoséptimo día del séptimo mes ya que las aguas aún no habían comenzado a disminuir.

EL SIGNIFICADO DE “DESCANSÓ”

¿Cuál es entonces el significado de la palabra "descansar" en Génesis 8:4? La palabra "descansar" es la #5117 en Strong’s y describe una interrupción del movimiento o actividad. La misma palabra hebrea se usa en Éxodo 20:11: "Dios descansó el séptimo día". Su actividad o movimiento terminó - descansó.

El uso de esta palabra en Génesis 8:4 nos dice que el Arca permaneció inmóvil en un lugar específico. Ya no estaba rodando y hundiéndose a través de las agitadas y turbulentas aguas del diluvio. Los vientos que la habían impulsado dejaron de soplar, las olas disminuyeron y las aguas que rodeaban el Arca se volvieron tranquilas y plácidas. El Arca se detuvo como si Dios lo hubiera anclado sobre las cimas de las montañas en su ubicación planificada. Dios mantuvo la ubicación del arca en el monte Ararat no porque estaba físicamente atascada, sino porque Dios la quería allí. No se instaló en el suelo hasta después de que las aguas se habían calmado por completo. Al usar la misma palabra designada en el mandato del sábado del Éxodo 20, muestra que el decimoséptimo día del séptimo mes es un sábado semanal. Vea el generador de calendario para 2386 a.C. a continuación:

 

https://lh3.googleusercontent.com/zyxK1Cj4QYOpQEvNOh8Aillhk80Mtiw239-UlxLuvbcv--NSXbZb_Ppg9F4FmLehIbjxJF2M5YL4uHrlykfcUBYq-RyaG6-OhvvEWDIzdo6_PiOUTQS4WlMi4zB6xntu-v78MyE

 

https://lh3.googleusercontent.com/iv61ho7rB8Rx34JCEUPTV_bXnFUxyx5vA8xiynHExopIrpbW6rkc22ZoOpEIj7knzZc5ro65m-lEu83NGh3oWy7b3-xQHG_ViUqm1zqbMkwi6OYiBQWKoMZ7FjIA6J5BbrTJ0a0

 

Tenga en cuenta que Noé necesitaba usar la paloma para determinar si las aguas de la inundación habían desaparecido, recordando lo que podía ver del mundo exterior. Génesis 8:5 revela la tercera característica del arca. “Y las aguas disminuyeron continuamente hasta el décimo mes. En el décimo mes, el primer día del mes, se vieron las cimas de las montañas”. Las montañas mencionadas aquí eran parte de la cordillera de Ararat. Esto representa el arca estableciéndose en un valle entre los picos de las montañas.

EL TECHO

La tercera característica de construcción es lo que le permitió a Noé ver solo el horizonte. La cubierta del arca era un techo inclinado que se extendía más allá de su borde. Hoy se llamaría un voladizo. El techo inclinado con el gran alero era una necesidad absoluta para asegurarse de que no entrara lluvia en el arca. La primera ventana describía una abertura entre su pared exterior y el techo. La abertura se extendía alrededor del arca y era necesaria para suministrar aire fresco a quienes estaban a bordo.

Al leer Génesis 8:13 queda claro por qué estos detalles de construcción son importantes. “Y sucedió en el año seiscientos uno, en el primer mes, el primer día del mes en que las aguas se secaron de la tierra; y Noé quitó la cubierta del arca y miró, y de hecho la superficie del suelo estaba seca.” El número 2717 de Strong dice "No hay agua estancada".

Está claro en este texto que hasta que se quitó el techo, Noé no podía mirar hacia abajo para ver por sí mismo si la inundación había terminado, lo que también significa que no podía mirar hacia el cielo para hacer ningún tipo de observación, como el avistamiento de la luna por su posición. Por lo tanto, toda la grabación del calendario realizada por Noé fue a través del cálculo, realizada por períodos predeterminados de meses y años. El control final fue la semana de siete días porque podía contar los días al poder ver los períodos de luz y oscuridad. Obviamente, el recuento de días no fue un problema, ni el Shabbat semanal, como señala acertadamente Génesis 8:4.

LO QUE NOÉ PODÍA VER

Noé no pudo ver la luna y su posición una vez que estuvo encerrado en el arca, incluidos los 40 días iniciales de lluvia, más los siguientes 150 días de lluvia que Dios usó para mantener los 15 codos sobre la montaña más alta, y los últimos 150 días que tardaron en disiparse las aguas. Como se señaló anteriormente, no pudo ver el cielo hasta que se quitó la cubierta al final de la inundación. Por lo tanto, era imposible para Noé emplear la regla de aplazamiento que requería el avistamiento de la luna. Ciertamente no estaba cerca de Jerusalén como lo exige la regla.

Una vez que Noé entró en el arca, todas las delineaciones de tiempo que se referían a meses y años se hicieron solo mediante cálculos, la única forma en que pudo haberlo hecho. Los tres Shabbat indicados en la cuenta del diluvio son el día 10 y 17 del segundo mes, y el 17 del séptimo mes. Para que se observe el Shabbat correctamente, tenía que haber una línea ininterrumpida de siete días durante la inundación y desde la inundación hasta la semana de la creación. Tenga en cuenta que fue siete días antes del comienzo del diluvio que Dios le habló a Noé, dándole sus instrucciones finales en Shabbat. Además, cuando se sigue un calendario basado en un año de trescientos ochenta y cinco días, como fue el año del diluvio, todo el resto de los Shabbat se vuelve obvio. Vea el generador de calendarios de la página 5 que se muestra para el año  2386 a. C., 1661 AM, el año de la inundación. Además, lea el artículo: “La inundación de Noé y el calendario de Dios” en: https://biblicalcalendarproof.net/articles/noahs-flood-and-gods-calendar

NOÉ, UN HOMBRE ESPECIAL PARA DIOS

¿Cómo pudo saber Noé cómo Dios quería que se registrara este período de tiempo? En la lista de los patriarcas de Génesis 5 hay dos hombres que se destacan; Enoc y Noé. Afirma que ambos hombres caminaron con Dios. "Caminaron con Dios" es una metáfora que revela que Dios abrió todo su plan de salvación a estos dos hombres.

Enoc fue llevado por Dios sin experimentar el dolor de la muerte, y esto solo podría suceder si Enoc aceptaba a Cristo como su salvador. Enoc y Noé se mencionan en el "Capítulo de la Fe", Hebreos 11, que muestra que estarán en la primera resurrección. Del mismo modo, Noé recibió más que las instrucciones del diluvio y cómo construir el arca durante el tiempo que caminó con Dios y recibió su educación especial. Debido a que Dios hizo que Noé mantuviera un registro exacto del diluvio en días, semanas y meses, concluyendo con el año 601 de su vida, tenía que saber cómo Dios rastreó el tiempo desde su inicio. Génesis 2:3, "Entonces Dios bendijo el séptimo día y lo santificó, porque en él descansó de su obra que Dios había creado y hecho". La palabra "santificado" es la número 6942 en Strong’s, y significa ser apartado como santo, por lo que es un día muy especial. Obviamente, Dios dio el ejemplo de detener Sus actividades de creación en el séptimo día para que lo siguiéramos.

LA VARA DE MEDICIÓN DE DIOS

Es un excelente momento para recordar que fue Dios quien estableció el movimiento de los cuerpos celestes. Dios creó todo con previsión y planificación, y definitivamente incluiría el tiempo del ciclo del sol, la luna y la tierra. Podría habernos dado un año de 360 ​​días con 12 meses de treinta días, como algunos han propuesto. Sin embargo, no lo hizo. ¿POR QUÉ? A propósito fraccionó la duración del mes y año, forzando el reconocimiento de la integridad de la semana de la creación de siete días, ya que continúa a lo largo de la historia del hombre sin tropiezos. Esto solo prueba que Él es el gran Dios creador que ha dado vida a todos.

Éxodo 20, versículos 8 al 10. “Recuerda el Shabbat para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo, pero el séptimo día es el Shabbat del Señor tu Dios. En él no harás trabajo, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu sirviente, ni tu sirvienta, ni tu ganado, ni  el extranjero que esté dentro de tus puertas.”

Dios eligió un año específico para el diluvio, uno que tenía el número exacto de días para que el año del diluvio fuera colocado con precisión en la historia de la Biblia. Si este año tuviese un número fijo de días diferente de nuestro año solar actual de 365.24 días, y se diera la edad de Noé, significaría que todos los años anteriores también tendrían un número fijo de días, y necesariamente habrían tenido que coincidir, a ciertos intervalos, con la duración del año solar. Para más información lea el artículo “Cómo establece Dios Su calendario”. https://biblicalcalendarproof.net/articles/how-did-god-set-his-calendar

Sin que Noé tuviera un conocimiento total del calendario, un calendario que comenzó con los siete días de la creación en el primer año, no podría haber colocado su edad correctamente en el año del diluvio como lo hizo. Queda claro en dos escrituras, Génesis 7:6. "Noé tenía seiscientos años cuando las aguas del diluvio estaban en la tierra". Génesis 8:13. “Y sucedió en el año seiscientos uno, en el primer mes, el primer día del mes en que las aguas se secaron de la tierra; y Noé quitó la cubierta del arca y miró, y de hecho la superficie del suelo estaba seca.”

Debido a que Noé sabía su edad al principio y al final del diluvio, también sabía su año de nacimiento. Dios escogió el año del diluvio. ¿Por qué? Un año con trescientos ochenta y cinco días coloca ese año en una posición predeterminada en relación con la edad de Noé y el año de la creación. Se hizo para poder determinar el año exacto de la inundación.

MOISÉS, EL COMPILADOR

Moisés, el Compilador, preservó la cuenta del diluvio de Noé para nuestro beneficio. Todo lo que se ha señalado sobre el diluvio lo registró bajo la inspiración de Dios. Moisés lo entendió porque la información del calendario que conservó era un registro de las palabras de Dios, como se observa en Éxodo 12 a Moisés y Aarón.

Moisés entendió todo lo que se ha señalado sobre el paso exacto del tiempo durante el año del diluvio: las acciones de Noé y los detalles importantes de la construcción. Esto fue porque Dios dirigió lo que Moisés conservó en su palabra. Recuerde que Moisés estaba bien educado en la casa de Faraón como se muestra en Éxodo 2:10. “Y el niño creció, y ella lo trajo a la hija de Faraón, y él se convirtió en su hijo. Entonces ella lo llamó Moisés y le dijo: "Porque lo saqué del agua".

¿Cuán completa fue la comprensión de Moisés del calendario de Dios? Éxodo 12 da la respuesta en los versículos 1 al 3. “Ahora el Señor habló a Moisés y Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: ‘Este mes será tu comienzo de meses; será el primer mes del año para ti. Habla con toda la congregación de Israel, diciendo: El diez de este mes cada hombre tomará para sí un cordero, según la casa de su padre, un cordero para la casa”.

Aquí Dios les da a Moisés y Aarón una sola información. Solo les dice en qué mes están, y no les dice qué día es o cuántos días hubo en el mes, o cuántos meses hubo en el año. Sin embargo, Moisés rastrea el tiempo perfectamente, como lo muestra en Éxodo 16:1. "Y partieron de Elim, y toda la congregación de los hijos de Israel llegó al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, el decimoquinto día del segundo mes después de que partieron de la tierra de Egipto".

MOISÉS REGISTRA LOS SHABBAT

La lectura de todo el capítulo coloca los días de reposo para el segundo mes en los días 29, 22, 15, 8 y 1. Es mediante la comprensión de los Shabbat del primer mes y cómo se conectan al segundo mes que se determina el número de días del primer mes. La rotación de siete días del Shabbat debe mantenerse. En última instancia, se verá que hubo una relación especial entre el primer y el segundo año contados en Éxodo.

Los Israelitas eligieron el cordero el día diez y lo conservaron durante tres días. El cordero sería sacrificado a principios del catorce, y la celebración de los Panes Sin Levadura se llevaría a cabo en el día quince. El 16 viajan y acampan el 17, un día de descanso. Ex. 13:20. "Así que emprendieron su viaje desde Succoth y acamparon en Etham al borde del desierto".

Luego viajaron noche y día el domingo, lunes y martes. Versículo 21: "Y el Señor iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiar el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, para que anduviesen de día y de noche". Cuando termina el martes, acampan en el lado este del Mar Rojo. Números 33:7-8. “Se mudaron de Etham y volvieron a Pi Hiroth, que está al este de Baal Zephon; y acamparon cerca de Migdol. Partieron delante de Hahiroth y pasaron por el medio del mar hacia el desierto, hicieron un viaje de tres días en el desierto de Etham y acamparon en Marah ”. Viajaron el miércoles, cruzando el Mar Rojo, y continuaron viajando el jueves y viernes. El día que acamparon en Marah fue el 24. Se ha demostrado que el primer día del segundo mes fue un sábado. Por lo tanto, el primer mes tenía que tener treinta días.

El orden del Shabbat se desglosa de la siguiente manera: Los Shabbat del primer mes fueron los días 3, 10, 17 y 24. Los días de reposo del segundo mes fueron los días 1, 8, 15, 22 y 29. Ver video # 7: ÉXODO AL PRIMER PENTECOSTÉS: https://biblicalcalendarproof.net/content/video-timeline-7-exodus-first-pentecost

NUNCA EN JERUSALÉN

El objetivo de esta presentación es mostrar de manera concluyente que tanto Noé como Moisés rastrearon el tiempo correctamente durante 2520 años por medio del Shabbat, sin haber visto nunca la luna desde Jerusalén. En el caso de Noé, no pudo ver la luna durante doce de los trece meses del año del diluvio ¡y no estaba en Jerusalén! Sin embargo, rastreó días, semanas, meses y años correctamente, dejando solo una conclusión: rastreaba el tiempo usando los Shabbat, con un número predeterminado de días para cada mes.

Lo mismo puede decirse de Moisés. No hay declaración en la Biblia que conduzca a ninguna otra conclusión. La Biblia dice que Moisés deseaba entrar en la Tierra Prometida y viajar en ella. Deuteronomio 3:23-26 prueba esto, “Entonces le supliqué al Señor en ese momento, diciendo; Lord Oh Señor Dios, has comenzado a mostrarle a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa, porque ¿qué Dios hay en el cielo o en la tierra que puede hacer algo como tus obras y tus obras poderosas? Rezo, déjame cruzar y ver la buena tierra más allá del Jordán, esas montañas agradables y el Líbano. Pero el Señor estaba enojado conmigo por tu cuenta, y no me escuchaba. Entonces el Señor me dijo: ¡Basta de eso! No me hable más de este asunto: Sube a la cima de Pisgah y levanta los ojos hacia el oeste, el norte, el sur y el este; Míralo con tus ojos, porque no cruzarás este Jordán”.

Se puede concluir correctamente que, si Moisés ya hubiera estado en Jerusalén, no habría expresado el gran deseo de ver la Tierra Prometida estando en ella. Por lo tanto, tanto él como Noé nunca tuvieron la oportunidad de ingresar a la tierra para verla o registrar el avistamiento de la luna. Lo único que Moisés le dio al sacerdocio fue la fórmula matemática para un número determinado de días por mes registrado para establecer el calendario. Y la única constante que revela la Biblia es la semana de siete días.

 

EL SEGUNDO AÑO

Números 1:1 es importante como marcador del calendario. Nos dice que los Shabbat durante los primeros siete meses del segundo año cayeron en los mismos días numerados del mes que los Shabbat del primer año en el año del Éxodo.

Num. 1:1, "Ahora el Señor le habló a Moisés en el desierto de Sinaí, en el tabernáculo de reunión, el primer día del segundo mes, en el segundo año después de haber salido de la tierra de Egipto..." Esto coloca los Shabbat para el segundo mes del segundo año en el 1°, 8, 15, 22 y 29, como en el año del Éxodo. Este hecho es fundamental en el sentido de que no vuelve a ocurrir hasta el año 2563 AM o 1484 a.C., 44 años después. Además, retrocediendo en el tiempo, no sucedía desde el 2492 AM o 1555 b.C., 27 años antes del Éxodo. Ambas fechas están mucho más allá de la documentación bíblica del tiempo para el Éxodo de Israel, y son una prueba calendárica que corrobora el año del Éxodo, sin lugar a dudas, como 2519 AM o 1528 a.C.

No hay registro bíblico de una segunda celebración de Pentecostés. El primer Pentecostés fue la entrega de la ley por parte de Dios desde la montaña, pero en el segundo año se observó la Pascua, tal como indica Números 9:1-3. “Ahora el Señor le habló a Moisés en el desierto de Sinaí, en el primer mes del segundo año después de haber salido de la tierra de Egipto, diciéndole: Que los hijos de Israel celebren la Pascua a la hora señalada. El día catorce de este mes, al anochecer, lo guardará a la hora señalada. De acuerdo con todos sus ritos y ceremonias lo guardarás”.

La única otra observación de un día solemne registrada es la del Día del Perdón en el segundo año. Esto se encuentra en Levítico 16. Los primeros 33 versículos son un registro de cómo se debía observar esta fecha. El versículo 34 dice que lo guardaron. Levítico 16:34. “Esta será una ley eterna para ti, para hacer expiación por los hijos de Israel, por todos sus pecados, una vez al año. Y él (Aarón) hizo lo que el Señor le ordenó a Moisés”.

Yendo a Levítico 23, versículos 26-31, se encuentra la hora y cómo se debía observar este día. El día 10 del séptimo mes del segundo año fue un lunes, el 1° de octubre de 1527 a.C. Esta se convierte en una fecha importante porque fue la última observación registrada de un día solemne hasta que se observó la primera Pascua en la Tierra Prometida.

Se sabe que Israel dejó el Monte de Dios. Números 10:11. "Ahora sucedió el vigésimo día del segundo mes, en el segundo año, que la nube fue levantada del tabernáculo del testimonio".

Mientras los israelitas viajaban hacia la Tierra Prometida, guardaron el Día del Perdón el día 10 del séptimo mes, un lunes, como se muestra en Levítico 16.

EL SHABBAT DECLARADO PRIMERO

Levítico 23:1-3. “Y el Señor le habló a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas del Señor que proclamarás como santas convocaciones, estas son Mis fiestas. Se realizarán seis días de trabajo, pero el séptimo día es un Shabbat de reposo solemne, una santa convocación. No trabajarás en ello; es el sábado del Señor en todas sus viviendas”.

El primer día santo que Dios instruyó a los israelitas a guardar fue el séptimo día, el Shabbat. Las fechas de todos los días solemnes estarían entonces sujetas a la ubicación de este séptimo día. Esto se señala y queda claro en el artículo “Errores que anulan el calendario  judío”, que muestra que solo hay cuatro primeros Shabbat en el primer mes que establecen los días santos para cualquier año.

Noé y Moisés no tomaron previsiones para agregar un día al mes debido a cualquier avistamiento de la luna. Como ninguno de los dos estuvo en Jerusalén, está claro que no podían cambiar los días numerados del calendario al ver la luna. Como se señaló en el artículo mencionado anteriormente, el séptimo día determina todos los días solemnes para cualquier año desde la creación y hasta el presente.

https://lh4.googleusercontent.com/7AtZodOn2F3sTtgPSt-2PvSPbvdiFN6NWwkofqQVwzUFJjnevziZEer4l-KeGRoVhX6sHXDmF4sloqTODOiAnNccEg6GpPJ5XOMM5IfN3rqmObcZ4xb2-SKoPaX4272Yq0ktChs

CALENDARIO CALCULADO BÍBLICAMENTE CONFIRMADO

Queda una verdad adicional e indiscutible que Moisés registró, inspirada por Dios, que prueba que el calendario calculado registra con precisión la historia de la Biblia.

El registro de este calendario calculado en realidad representa todos los días dados en Éxodo 12:40-42. Es el número 430 en los versículos 40-42 que ha intrigado a los hombres durante siglos. “Ahora la estadía de los hijos de Israel que vivieron en Egipto fue de 430 años. Y sucedió al final de 430 años, ese mismo día, sucedió que todos los ejércitos del Señor salieron de la tierra de Egipto. Es una noche de solemne observancia al Señor por sacarlos de la tierra de Egipto... Este versículo da el día exacto de finalización de los 430 años, pero ¿cuándo comenzaron estos años?

El versículo 40 no dice que los hijos de Israel vivieron en Egipto durante 430 años, sino que los que actualmente viven en Egipto habían estado viviendo en grupo durante esa cantidad de años. Los 430 años no pudieron representar el tiempo que pasaron viviendo en Egipto porque su estadía allí comenzó en la segunda mitad de la generación de José, seguida por la siguiente generación, que produjo a Moisés, quien sacó a Israel de Egipto; lo que representa unos 120 años de esclavitud allí. La madre de Moisés era Jochebed, la hija de Leví, que era el hermano de José.

Debe quedar claro que los 430 años marcan un momento especial. Como dice el versículo 41, los 430 años señalan el día en específico en que concluyeron estos años: "El mismo día". Mirando hacia atrás en las Escrituras, se ve que la nación de Israel comenzó con Abraham. Así como esta noche marcó la salida de Israel de Egipto a la Tierra Prometida, la misma noche marca el comienzo del viaje de Abraham a la Tierra Prometida.

La explicación completa se encuentra en dos artículos: “Los 430 años - Los 400 años” y “400 años de Génesis 15:13-15”. Estos dos artículos proporcionan una explicación detallada de cómo se determinan los 430 años. A continuación se presenta un resumen del elemento de tiempo de estos dos artículos.

Toda la estancia comenzó con Abraham, cuando partió hacia la Tierra Prometida a los 75 años, como se muestra en Génesis 12:4. Los 430 años comienzan aquí y terminan en Éxodo 12:40-43; el año en que se fue, fue el 2089 AM/1958 a.C. Los 400 años de Génesis 15:13 comenzaron con el destete de Isaac, que fue el momento en que Agar e Ismael fueron enviados lejos: 2119 AM/1928 aC. (Génesis 21:8). Los 430 y los 400 años culminan al mismo tiempo, en el éxodo de Egipto. 2519 AM/1528 a.C. (Éxodo 12:40-43 y Hechos 7:6).

La muerte de Levi en el año 2399 AM/1648 a.C. aproximadamente, es el punto más temprano para comenzar a contar los años de la esclavitud de Israel en Egipto. (Referencia, Éxodo 6:16) Desde que Abraham dejó Harán a los 75 años en el 2089 AM/1958 a C. hasta la muerte de Leví alrededor del 2399 AM/1648 a.C. hay 310 años. Los 120 años restantes son el número máximo de años de esclavitud que Israel pasaría en Egipto.

LOS DOS SISTEMAS DE DIOS

Hay dos sistemas que Dios ha dado para el seguimiento del tiempo. Uno es por meses lunares, lo que resulta en años de diferentes duraciones, como ya se explicó. El otro sistema es el número de revoluciones de la tierra mientras realiza un viaje completo alrededor del sol. Referencia Génesis 1:14-18. Este número es 365.242 revoluciones de la tierra, y se usa para calcular un año del sistema solar, que se muestra en la línea azul del generador de calendario. El generador de calendario rastrea el tiempo usando la semana de la creación de siete días y avanza en incrementos de siete hasta nuestro día actual y más allá, mediante el uso de tres calendarios distintos.

El calendario gregoriano, que se muestra en negro, es nuestro calendario actual. En rojo se muestra el calendario hebreo calculado, que marca el tiempo en la Biblia; y el calendario solar, que rastrea el tiempo usando la longitud del año 365.242. Los tres calendarios, tal como se presentan, son totalmente independientes de cualquier regla judía de aplazamientos, y solo registran el tiempo con la constante de la semana de la creación de siete días. La Biblia no menciona el calendario gregoriano, un calendario hecho por el hombre que también usa los 365.242 días. Este calendario tiene cinco diferencias principales con el calendario solar.

El cálculo del calendario gregoriano fue introducido por el papa Gregorio en el año 1582 d.C. Se remonta al año de la creación mediante el uso de la semana de siete días. Otra diferencia es que comienza el año en pleno invierno, a diferencia de los calendarios solares o hebreos que comienzan en la primavera. La tercera diferencia es que comienza el día a medianoche, mientras que los otros dos calendarios comienzan el día al atardecer.

Una cuarta diferencia es el empleo de doce meses de duración fijos, no conectados a ningún movimiento de los cuerpos celestes. El número cinco es su año bisiesto que ocurre en una progresión diferente de años.

A pesar de que estos tres calendarios usan diferentes sistemas para calcular la duración del año, todavía están de acuerdo en que usan la revolución de la tierra vinculada con la semana de siete días. El sistema que Dios hizo que Moisés registrara en Éxodo 12 estaba basado en la luna. Debido a que Moisés usó el término "exactamente el mismo día", es una extensión del conteo anterior del tiempo. Cuando Israel salió de Egipto un 15 del primer mes, Abraham había salido 430 años lunares antes.

Por lo tanto, el calendario de Dios fue, y aún es, establecido solo por las matemáticas que rastrean el viaje de la tierra alrededor del sol mientras que la luna gira alrededor de la tierra.

Esta semana de siete días es la vara de medir de Dios, que ubica con precisión cada evento registrado en la Biblia. Usar el séptimo día prueba que la Biblia es históricamente precisa ¡la Palabra de un Dios Omnisciente!

Don Roth

06-05-20

 

https://lh5.googleusercontent.com/-SA_OGDZ-Ik1NOc18fVA75MLPPINsL57Gwu3dZFF4dywQJPuBoNXusoRxdTYV-G6SLmo5IH-rUxRf7mjx5zvQqi9v-zIllTRLxSQH0GIy6kVaAFr-DvTY2Dmnw-alWWUhv0Tcgs

https://lh3.googleusercontent.com/7YiE8WvW2HTeQgy131Qc-6_xg_tch9woTAJ8v00YschFcAhubY9K-bqMYW9a9erH68DeCvEEJWb4b4iiCvN0K0f1Zz_QFv5Uc6kkEAq8e1QR6vQGUIgsfnv-ZrOmAMgOpHvjNPs

https://lh4.googleusercontent.com/492tsTMg0Yjvgda5NbmgvU8iV6lBDeTB9UvZEUH_f9-sjoHpu_KE-YkGHRmPPCGyEWZamcXmMbS6MdIbEvqtZ7jywAzoakBvX5Xjlq8XYgY-uwoAOY1TLOhko9mVQPT_Ck2gdc4

https://lh6.googleusercontent.com/RrZ_ZXQSfAATfHeOC3ToHnKE8PT23LwaKtaqqYtQ6U3Vrg9dFjO4P4gDQ2ojKHm96JFAUuBYOPfWV3hXQ3SAis-5TgtpQX_yzEGarrP6LLoBjmoh3lslHXlCGclnm_g1MlBG5Ho

https://lh3.googleusercontent.com/feESjv9kXiycD9vBpojlxNXW3Nu4P4MQ0ipQ2ng-YvQ6ydxxgwZ2e7Swge-rQEnfkfvWMNPIyA6dPepQrhHDErMTV3sddbhSUYOfeS3TCFPsN7fHKMOGZxmWeISrYzx_6ZxvHIk

 

https://lh5.googleusercontent.com/TBv0MxOelNA72D8HhWD1kO7e_51JkU-NLdxMjGEriAZDXCSi8wR_NpKfsB3DB2UOro5e4MbK6xedJJU-jSlTKloHSVUHV5fmn5moYTTbhYn_JB8jSwHuh9wl7hzAKtpxp2hJG1Y

https://lh3.googleusercontent.com/RIi5qXw4rJNPNUaTNnguwodwzTNDmbHx--e2_Or_kAO1XxiQd6NXjuflzb6gYvuNcJGwGHzlwfQnk-b_VqZYWNkY6v67CePvz0AOf4iLcI5JeSRe7e_KOjB5HteyK94SGHdUq4g

https://lh4.googleusercontent.com/0uuggmG8mLb7if-2sMZ7ggGHhcgJ4KZvrJGrpWLLyt8WZHcZ4C4NFjKAEwh9j02af9Rm7ONnlmXyKJgIz2l1p-qdQcVDTgCQ4uEgZv-mfwgNreuzMIjDle8fjbB9I_XjdPlcaPA

 

https://lh6.googleusercontent.com/MiVjDT7x8N258kffxRc08m-UVg7VczegLao2qDFiat-g79UplXLHQLJJC7lLdEj5ah0DY550NU_NNaJDxq__Qgma6gUg75qI6u_eo9uvKiYiGESlad0ThqHtOMCS2qQtjPfQNDQ

https://lh6.googleusercontent.com/Fi8sfVo4oAZiFZ0Y2g3YJjXdZrov7Mp9LAGQvDuUwytI6jppyWqqiQ0_y8Y38vtblMaW2LPzdqEKATkHNE8_iUAMtAK1E8g2ULY4Lbh2Sn6TxuSzzZOf4_x1msYmNyhLU7JbagI

https://lh4.googleusercontent.com/AxoW7_Rymo-j_-mY-NBfFx9dLo5VUarVBx5PrfMy88KRIh2P9h0lPRGacx8GV5WelilsjOi5KcYwl87xPeYR_win-4u1CCmae4HhpMW180Pw-C8Gdcih81BZc6_BTZAzUeMEhrY

https://lh4.googleusercontent.com/bsKBoD3paKHFlsw4UxASBmYbsUKhAYzSaqoN3bfsL69wSUONWKxatsD2-loZ2nhUbwKmhCWsORU_MhXKTojEOouJa6lRUeoQUfk4AtQWSOMKmi1AruS7O_bPIEdhljZnH4p_v4w

https://lh4.googleusercontent.com/V_qZwvVpgVRE3MPlpsKXXJ9aGMRrzcw5mEWev0nl5mUY5prD5CTyl0uirBdBdwo0wQxN8rJN1_1_Z8b5uOFjwllymbh5f91EeCvkKgTM6catCpJ-JLHPTAPHRPJU5NCDQkSt0Yw